Archivo para la etiqueta ‘unión

Simplemente un exceso de “dar por hecho el mundo” para negar la individuación como proceso (invitación a la sesión 23 de Seth)   Leave a comment

Este artículo leído (en formato audio):
(Enlace para descargar el audio)
seta

¿Quién ve cuando miramos?

¿Solo uno mismo?

¿Acaso nosotros no estábamos también ahí, cuando aún no veíamos como ahora, es decir, de bebés… cuando solo veríamos sombras y claroscuros… y además por ejemplo solo oiríamos en función del contraste con ese bajo continuo uterino… ese ruido de fondo que debimos experimentar con los oídos en el útero?

Y entonces, ese yo interior que también estaba ahí, cuando crecíamos… ¿no estará también ahora aquí, delante de nuestras narices?

Ya sabemos que la mitad de todo nuestro “problema humano” tiene que ver con cierto tipo de libertad de la consciencia…
con esa libertad que depende de llamar “consciencia” o “mente consciente” solamente a lo que resulta de la maduración del cerebro.

Llega el cerebro,
se individualiza…
y ale,
nuestra consciencia se queda con su tesoro, tira a la basura todo lo demás,
y dice:
“ahora, ahora somos conscientes”,
somos adultos, maduros…
ahora entendemos,
ahora somos… “nosotros mismos”.

Y en gran medida sucede todo lo contrario.

Ese nosotros mismos es ya el dividido, separando mente y “corazón” (es decir, separando la mente del yo interno… ese yo interno que está “pegado al alma”… a ese alma que está “creada” por Todo Lo Que Es… por “Dios”).

Sucede todo lo contrario, decíamos,
pues es entonces cuando comienza el viaje de la mayor ilusión o engaño posible,
en esa adolescencia de tan patente “inconsciencia” o ignorancia…
–aunque por otra parte quizá diríamos que una ignorancia tan fantásticamente ilusoria y “disfrutable”…–…
y que, además, como ya sabemos, es una adolescencia que en nuestro mundo se prolonga por lo menos hasta los 50 años de edad –de un adulto “normal”.

Así que a partir de ahí, con ello,
ya hemos puesto los cimientos a todo “problema”, a todo problema “posterior”…
ya que todos los problemas humanos radican meramente en la actitud mental de…:
“¡primero resultados!”…
en vez de…:
primero proceso“.

En eso consiste esta especie de “sobrevaloración” del mundo. Leer el resto de esta entrada »

¿Celebrar España? María de Nazaret como maestra ascendida: Las profundas raíces espirituales mezcladas en nuestras “fiestas”   2 comments

paisaje, España central, invierno

Es imposible entender la historia de España y la llamada “hispanidad” sin María de Nazaret, ¿por qué?

¿Celebrar España?

Ayer era el día que llaman “de la hispanidad”.

En él, aparte de celebrar eso,
es curioso que se celebra también una posible aparición mariana,
una muy antigua,
la que se celebra como “el Pilar”.

En general, María de Nazaret está extraordinariamente presente en la religión tradicional de mi país,
y es esto quizá lo que a mucha gente nos parecía más extraño en esta religión.

María desata enormes pasiones,
y hay por cierto un arte precioso
que aún se produce en torno a la figura de María,
como por ejemplo gran parte del cante por saetas, en semana santa.

¿Por qué?
¿Qué pasa?

¿Simplemente “locura”?

La locura sería más bien pensar que eso podría ser solo una simple “superstición” o simple locura.

Hay algo muy grande detrás, muy fuerte… “subconscientemente” hablando.

Este fenómeno es igual de extraño que este otro hecho:
el que nuestro tiempo,
estos 2000 últimos años en occidente,
comiencen a contar a partir del año 0,
el año que más o menos nació un maestro espiritual, el hijo de María de Nazaret.

Qué curioso, es increíble, vaya conjunto de “símbolos”,
símbolos que, como ahora sabemos, tras tantos años que pasamos muchos en la “ignorancia espiritual”…
son ideas-creaciones mucho más importantes que lo que pueda denotar una mera discusión sobre los “mitos” frente a los “hechos”…
(ese tipo de discusión tan pasada de moda ya, en gran medida).

Y ocurre que,
si hubiéramos vivido esos hechos que se conmemoran,
que algunos solo llamarían “mitos”…
pero que son igual de reales que las apariciones marianas de hoy,
que literalmente cambian miles de vidas de personas, y la historia de países enteros…
si hubiéramos vivido hechos como los eventos que tradicionalmente se conmemoran estos días de fiesta,
(como el del 12 de octubre en España, “el día del Pilar”),
o si hubiéramos experimentado de cerca la vida de Jesús,
ese evento tan conmemorado…
también es muy posible que estuviéramos de acuerdo en conmemorar todo esto,
por lo alucinantes que también debieron ser las experiencias de hace dos milenios.

Es además muy curioso que lo que a veces se llama “sentimiento de nacionalismo”,
el que aparentemente nos separa tanto a los humanos,
pero que es a la vez un dato tan pasional que no podemos elegirlo así como así…
en tanto que es ese hecho de la tierra y la lengua natal,
ese hecho que nadie hemos elegido conscientemente…
y que por eso a veces nos une tanto…
ese sentimiento…
qué curioso es que haya sido mezclado con algo tan profundamente “espiritual”
como es este fenómeno de las apariciones de una maestra ascendida…
de María de Nazaret…
que literalmente “abre los cielos”,
que se sigue presentando así a tanta gente,
gente a la que le cambia la vida…
demostrando de paso que el universo es por cierto algo enormemente diferente de lo que creemos que es
(y por tanto siendo en parte, esos acontecimientos, literalmente, algo así como unos “experimentos o experiencias de “ciencia” enormemente avanzada” 🙂 … en la inmensa maquinaria cósmica del universo que parece rodearnos)…

Estas intervenciones de María fueron pues guiando la vida, como pudieron…
la vida o el devenir de esa nueva proto-religión que sería aquella predicación de los primeros apóstoles,
en el siglo I,
en muchos países ahora llamados “europeos”.

Y Jesús,
Jesús ya sabemos que, por querer, si pudiera elegir, no quería una “religión más”,
pero es inevitable que se distorsionara todo.

Aun así,
hay auténticas joyas culturales en el catolicismo,
así como en todas las demás religiones
— hay maravillosas inspiraciones en el arte, y con unas increíbles historias y personas que encontramos como perlas en el collar de esta tradición tan curiosa…

Así pues,
en el momento en que todo esto se mezcla cuando decimos “España”…
entonces
hablamos de una historia y de una cultura impresionantes.

Así que
lo que hay, lo que vibra…
cuando decimos “España”,
es algo increíblemente maravilloso,
además de increíblemente horroroso
(ya que eso es lo que nos traemos entre manos en general en esta dimensión, en este plano, el una Dualidad tan demencial…
al tener que purificar lo maravilloso, desde nuestro adentro… librándolo de lo horroroso al reconocer y abrazar este horror sin usar el simple rechazo)…

Y entonces,
lo que vibra tras ese sencillo “España”,
como vemos por todas estas conmemoraciones
que en realidad tienen su raíz en la madre de Jesús…
lo que vibra…
está profundamente motivado por algo muy grande,
algo que pasó en este planeta,
cuando nació ese maestro espiritual que fue Jesús de Nazaret,
para conseguir anclar perfectamente en este planeta
la posibilidad de sintonizarse de forma perfecta con Dios,
es decir, con la Vida en toda su profundidad
(cosa que no tiene nada que ver con “ser perfectos”, al estilo humano).

Entonces,
cuenta la leyenda
algo así como que fue en torno al año 40
cuando María “se apareció”,
en lo que ahora es la ciudad de Zaragoza, en España,
a un tal Santiago,
aquel apóstol de Jesús que estaba allí contando su experiencia,
y suponemos que intentando hacer nuevos “fieles” para su “causa”.

Y me ha parecido leer también que los católicos creen que María aún estaría viva, en el planeta, en aquel año 40,
dando a entender así que esa “aparición” tan temprana de ella
habría sido quizá una bilocación.

Lo normal sería que no fuera bilocación,
sino que María de Nazaret
habría realizado una intervención más, del “mismo” tipo que las posteriores,
una vez ya “ascendida”
–es decir, una vez “descendida” más y más “conscientemente” hacia dentro de la unidad…
a ese nuestro inmenso interior creativo,
donde están de cierto modo todas las posibilidades creativas…
donde están más y más “en la punta de nuestra lengua”…
donde,
en la punta de la lengua,
tenemos toda esa “multidimensionalidad”,
desde el “equilibrio” de la Filiación perfectamente reconocida con nuestros Padre-Madre no biológico (la Vida-Dios que nos creó como “luz”).

E imaginemos en ese “ahí” a María,
ahí,
“descendida”,
y de la mano de “Jesús”,
es decir, de esa “luz” que en vida de María -como cuerpo- había sido su hijo carnal, Jesús…
pero como espíritu…
ese espíritu de Jesús que encarnó a través de ella.

Así que María, como maestra ya “ascendida”,
estaría realizando esa obra “difícil” que se trae entre manos junto a nosotros,
ya que somos una sola mente…
esa “obra” de tratar concretamente con la gente católica o mediante el instrumento del dogma católico…
en apariciones impresionantes… fenómenos espirituales de enorme relevancia hoy (como el santuario de Medjugorje, tras Fátima, etc.)
en esa obra de reforzamiento espiritual…
y de “dulcificación” de la atmósfera espiritual en el planeta
(siempre algo distorsionada),
una obra que, en su caso, desde entonces se habría canalizado, en gran parte,
mediante algún tipo de institución “cristiana”
(y claro, como siempre, insisto, de forma distorsionada, como ocurre con cualquier religión como producto mezclado de la espiritualidad).

Pero así es la vida 🙂

___
Notas:
Por cierto, ya vimos hace poco en este artículo, aparte de en otros sobre María de Nazaret,
que la religión es usada como portal interdimensional,
un “filtro” para la inevitable comunicación entre todas nuestras probabilidades, épocas, creaciones, “futuros”, superaciones, “pasados”, satisfacciones…

Milagros: ¿para qué sirven? El ejemplo didáctico de las apariciones   Leave a comment

imagen flor¿Para qué sirven los milagros?

Introducción:
Me gusta mucho lo de “enlazar mundos”, ya que el plan de salvación de la tierra (de nuestra mente) no mira religiones, razas, etc… y en todos lados hay demostraciones “didácticas”, llamadas a la unión…, y efectos de esta misma unión que ya somos dentro.
 
Los milagros nos enseñan cosas simples a tener en cuenta, demuestran algunas cosas que son claves para el nuevo modo de ver el mundo que asumiremos en esta nueva era, en este tiempo en que nos vamos a ir viendo a nosotros mismos como Luz, y desde la Luz, por así decirlo (como amor).
 
Así que el texto es para hablar de lo importantes que pueden ser los milagros a la hora de dejar de vernos como lo que creemos que somos… y así invitarnos a pasar a ser lo que somos, y expresarlo.
 
Trata pues sobre esto, sobre que somos haces de luz… y, a la vez, también somos “universos privados”.
 
Y a la vez que todo eso, y englobándolo: somos un solo Espíritu.
 
Por eso es entonces que los maestros ascendidos (las apariciones de Maria son el ejemplo quizá más famoso y constante)… y los que están practicando «ser Luz en modo “ángel”»… etc… por eso es que ellos… decía… pueden modificar (con nuestro permiso espiritual) nuestras mentes, para ver versiones de universo totalmente diferentes de las versiones que ven las personas que tenemos al lado.
 
Porque somos en el fondo, todos, algún tipo de haz de luz, saliendo del mismo “Océano” de Luz.
 
Y es que… como ya sabíamos… nos estamos haciendo a la idea de aquello tan raro: que, en realidad, nunca nunca vemos con los ojos físicos, en el fondo.
___
_

Podemos entender los milagros como un instrumento práctico de enseñanza.

Con los más extraordinarios, podemos hacernos una idea de lo que realmente somos.

Hablando de lo que ocurre en un caso así de milagro, tendremos imágenes que apuntan hacia la nueva era de Unidad que estamos creando -y que nos ayudan a confiar en ella.

Así pues, los milagros nos sirven como ayuda para esbozar esas “imágenes”, para invitarnos a hacernos a la idea de nuestro verdadero ser, de nuestro Yo verdadero en la unidad.

Antes de hablar de ellos, demos una imagen previa sobre lo que somos, pues los milagros nos ayudarán a “creernos” precisamente esa imagen, nos ayudarán a confiar en que realmente somos ese ser que dejará entrever la siguiente imagen que vamos a dar.

Ese ser que vamos a aceptar como nuestro ser, el yo verdadero, el Yo en unidad, lo llamaríamos “ser creador”.

Y la imagen también nos ayudará a tener confianza en que “somos creadores”.

Es como si fuéramos un inmenso haz o foco de “luz”, que constantemente obra en nosotros (y como nosotros mismos).

Y está obrando obviamente el aparente “milagro” de “ver universo” -aunque este “milagro” constante no es al que nos referiremos abajo.

Entonces, es como si el haz de luz que somos se acostumbrara finalmente a habitar y a manejar un cuerpo, para poder interaccionar en el ámbito de otros cuerpos, con otros de esos haces de luz que también han “reducido” su vibración para poder interaccionar entre sí, como cuerpos.

Creyéndonos “solo cuerpos”, por tanto, y sintiéndolo… hacemos una operación extraña, que nos confunde en el fondo, pues nos olvidamos del constante y creativo proceso de “génesis”, de generación desde la luz que “también” somos, y que siempre se está dando (que siempre lo estamos siendo, ese proceso, esa génesis).

A esos haces de luz que somos, lógicamente, también los podemos llamar “espíritu”. Leer el resto de esta entrada »

¿Cómo ponerse de parte de todo el mundo (y en concreto de los niños) para poder expresar unidad?   Leave a comment

imagen flor[¿Cómo ponerse de parte de todo el mundo (y en concreto de los niños) para poder expresar unidad en todas las relaciones (y así poder creérnosla con todo nuestro “cuerpo-mente-alma” 🙂 )?]

Sabemos ya que, de cierto modo, esa es nuestra única tarea en este mundo:

ponernos a Nosotros Mismos en las relaciones… colocarNos… colocar “Ser”… colocar en ellas algo auténtico de nosotros mismos… siendo quienes realmente somos…
… colocándonos de parte o de lado de todos, en cada relación…
… para elegir re-crearnos en todas las relaciones como nuestro Verdadero Yo… (pues somos literalmente relación; en espíritu ya somos relación, relación ya “realizada” con todo… pero que venimos a sentir como real aquí, al mundo de lo relativo).

Así que hemos venido a poner ese Yo o Ser en todas las relaciones… para expresar nuestro: “estar ya realizados en espíritu como una sola relación”.

Es decir, aquí hemos venido a “ser en unidad y relación” (como dice un lema de Un curso de amor)…, hemos venido a aceptar ser un Yo que acepta que, si existimos, es porque ya desde siempre somos Vida, vida plena… pues fuimos “creados” como Vida… Vida en unidad y relación con todo.

Recordemos por ejemplo que en el curso de milagros, este “ponerse de lado de todos” era expresado con el lema de:

“no ver propósitos o intereses realmente diferentes en nadie”…

… es decir, no querer sentir que REALMENTE los demás tienen DIFERENTES intereses… diferentes propósitos…
… pues el propósito o significado profundo y real de toda cosa es, como “sabemos”, uno solo:
…”el amor”…

… el propósito o significado del “amor”…

… la “energía” más allá de todas las energías… la energía que ya abraza e integra todo, sin nuestra intervención “consciente” ni nuestro esfuerzo… que ya lo trasciende todo… y que en el fondo todos somos… en unidad. Leer el resto de esta entrada »

La educación y la Unidad: cosas elementales y ejemplo práctico para inspirar cualquier reunión libre o proyecto de “taller” colaborativo horizontal: el Círculo de Relevancia   Leave a comment

imagen flor[Obviedades prácticas sobre la Educación y la Unidad: un ejemplo de nuestras reuniones del futuro 🙂 … no solo “educativas”, cuando nuestro único enfoque sea:
reconciliar,
– re-crear,
– reunificar
]

¿Cómo enseñamos unidad? ¿Cómo dirigirnos hacia la mayor expresión posible en por ejemplo “la educación”?

Todo es lo mismo, cualquier cosa que hablemos sobre “enseñar” y “aprender” en un ámbito (educación) nos vale para la vida diaria… y viceversa (ya sabíamos, por el mismo mensaje esencial del curso de milagros y de otras “espiritualidades”, que lo que se enseña se aprende… y, de una manera muy elemental solo podemos aprender o bien “separación”, o bien “unión”).

El esquema de “la educación” a la vieja usanza sabemos que era algo como esto:
– yo tengo conocimiento
– vosotros no,
– vosotros lo recibís de mí,
– ahora lo tenéis.

Ese esquema, como se ve, no se enfoca en “valores”, sino en “conocimientos”.

Es decir, no se enfoca en la unidad de la relación que ya somos.

Y con la palabra “valores” no queremos dar a entender algo “moral”… relativo a la capacidad de juzgar…, sino que son cualidades de la relación, de la única relación en la unidad de amor que ya somos dentro de todos a la vez.., pues somos UNO y en unidad con todo en el universo.

Esas “cualidades de relación” son lo que nos sirve para enfocar cualquier cosa en nuestra vida: ¿qué queremos realmente enseñar y aprender en cualquier situación, sea esta o no una “clase” en un aula?

Solo podemos enseñar lo que ya somos realmente, y en el fondo eso es “amor” –unidad y relación.

Todo el mundo sabe que lo que queda como recuerdo del colegio y de los profesores no es tanto “el conocimiento”, sino un ejemplo y una resonancia con “valores esenciales”…, con un cierto re-despertar de nuestro SER… que se suscita en las clases o con el trato con los compañeros de clase… bajo el paraguas de una “actuación sabia”, de una actuación que eduque en lo que YA SABEMOS, YA TENEMOS, Y YA SOMOS: un ser que vale infinito por sí solo; un ser que, sin tener que hacer nada… ya es infinitamente valioso… y que solo necesita si acaso que se le facilite algo su propio despliegue natural… para poder desplegar su SER en este mundo donde hemos venido a experimentar la mejor versión que podamos… en unidad con todos… sirviéndonos a nosotros mismos a la vez que a todos y al todo (al Cosmos) a la vez… en un Dar que es a la vez un Recibir gozoso… en el proceso que la Vida ES.
Leer el resto de esta entrada »

Comentarios y repasos (10): Vida, memoria, respiración, María, reconocerse, capítulo 9 (t-ucda-I)   Leave a comment

imagen florÍndice:
I. María
II. capítulo 9 (tratados, I. Un curso de amor)
III. más sobre la memoria y la relación
IV. el ejercicio del espejo (en Walsch)
V. un ejercicio básico sobre respiración y vida (Walsch)

___
_

I. María

En este capítulo 8 del curso de amor (2º libro), de repente se comenta el poder simbólico de María, la madre de Jesús.

El “evento Jesús” de cierto modo abre un nuevo camino, una nueva era, como una especie de simple semilla en cuanto a la comunicación entre:
– este plano donde parecemos encarnar,
– y nuestro ser espiritual, que nunca hemos perdido (nunca separado del Origen, la Fuente).

Quizá esa “nueva era” podemos ver que queda más o menos reflejada en nuestro calendario, que no sería casualidad que empezara en un “año 0”, año en que más o menos nació Jesús.

Aunque aquí la voz nos explica, claramente, algo que tiene que ver con la encarnación de ese espíritu como Verbo, es decir, con la encarnación de la promesa del Padre-Madre-Vida, un Padre-Madre que nunca estuvo separado de nadie (que es nuestra esencia, y Todo Lo Que Es a la vez).

Así, en el evento Jesús, se habría dado una definitiva apertura a este hecho, con todas las consecuencias de tal “no-separación”.

Ahora lo consumamos, con la llamada “segunda venida”.

Para dicha apertura, el “espíritu” que encarnó en María… es decir, el “modo espiritual re-unido” de existencia que podríamos llamar “espíritu en María”… podríamos decir que tuvo que dar cierto asentimiento para albergar todo este “juego cósmico nuevo” que se iba a dar… para abrir la posibilidad de la encarnación de “lo realmente nuevo”. Leer el resto de esta entrada »

Comentarios y repasos (9): ser uno, la aceptación y la práctica, capítulo 7.   Leave a comment

imagen florÍndice:
I. ser uno
II. capítulo 7
III. comentarios sobre la aceptación y la práctica
IV. resurrección (cap. 8)

___
_

I. ser uno

¿Cómo “elegís unión conscientemente”? (esta frase aparece en este breve capítulo 6, de la parte del curso de amor que estamos tratando)

Parece que un “llamado” que nos puede resultar más claro, un llamado hacia este “elegir unidad a consciencia”…, lo podemos encontrar en ho’oponopono (que digamos es la esencia del curso de milagros)…, pues quizá ocurre que en este curso de amor, y dependiendo de cómo vayamos… dependiendo de la “lectura” que hagamos…, se puede difuminar el sentido de lo que supone nuestra unión.

Todo lo que “nos pasa”, hemos querido que pase así en algún “nivel”, pues no se nos puede “victimizar”.

No hay víctimas.

Lo que no quiere decir que no nos tengamos que cuidar.

Entonces, con el gesto interior de ver que todo está ahí porque de alguna manera lo hemos convocado, nos hacemos más “acogedores”, al hacernos 100% responsables de lo que vemos y no proyectar, no echar balones fuera.

Practicar “el arte del pensamiento” ahí, en cualquier situación, es como lo llama el curso de amor (no solo practicándolo con el ejemplo que da, el de la puesta de sol, que es cuando es fácil).

Equivalente: practicar ho’oponopono: 100% responsabilidad, a cada segundo.

Pues estamos unidos literalmente como mente a todos quienes nos presentan cosas aparentemente “buenas” o aparentemente “malas”.

No estamos separados, no hay un alguien afuera de nosotros que pueda ser dueño de lo que sentimos –ni cuando nos estuvieran matando, que es el caso extremo de la cruz.

No hay un alguien afuera que nos pueda obligar a sentirnos de una manera u otra, ni aun siendo crucificados. Leer el resto de esta entrada »