Bienvenidos a este blog. Instrucciones de uso   6 comments

Esta entrada tiene como función invitar a usar este blog y facilitar su uso.

La función principal de este blog es la de poder acceder (por ejemplo con un teléfono, una computadora… o bien para imprimir los textos y luego encuadernarlos con anillas, etc.)… a los sucesivos capítulos, “lecciones” o textos completos de varios libros interesantes.

Se trata de libros que han sido transmitidos o canalizados —desde y en la unidad que somos— al final del siglo XX o a comienzos del XXI.

Estos textos van de cierto modo en la estela Un curso de milagros o acompañándolo, y por tanto nos pueden facilitar el “despertar” a la unidad (una sola Mente) que somos.

Es decir, si nos comprometemos con ellos, pueden facilitarnos el desaprendizaje de nuestras creencias acerca de lo que somos…, para así poder aceptar nuestro verdadero Yo o Ser, en la certeza de la verdadera realidad de nuestra unidad de amor.

Estos textos son traducciones que, o bien reviso, o bien realizo desde cero para este blog.

Sobre ellas se pueden ver, en esta otra entrada, algunas notas generales sobre el vocabulario y sobre el proceso de traducción o revisión.

A los archivos en PDF, o a los capítulos sueltos, se accede a través de la siguiente página, que sirve como índice para este blog:
www.unplandivino.net/g,

La cabecera de dicha página puede verse en la siguiente imagen: Leer el resto de esta entrada »

Publicado 18 noviembre, 2014 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , , ,

Invitación a la carta de Cristo nº 7: “consciencia” y sexo   Leave a comment

(carta 7: audio A / audio B // índice de Cartas)

Esta carta, aunque sea en una sola escucha o lectura, os dejará quizá ya una visión nueva sobre las personas y nuestra curiosa inocencia,
pues habla de sexo y consciencia (tema ya tratado también en las cartas 4 y 6).

En resumen, somos “seres de consciencia”,
pero en cierta medida somos “traídos” (nos traemos) aquí a lo físico
a expresar en gran medida el tipo de energías que se dieron en la “unión sexual” que tuvieron en su consciencia nuestros padres
-experimentada por los padres y sus condiciones.

Así que en esta carta convocamos intuiciones sobre un aspecto muy curioso, aunque solo un aspecto
(que no es “la panacea”, ya que nada lo es, excepto Uno Mismo).

Todos somos seres de consciencia,
y además, en un nivel somos “creadores”.

La “consciencia” va antes que los cuerpos, que nos sirven para expresar esas “elecciones o co-elecciones de consciencia”, en el alma.

Así que cuando nos unimos con otro ser para procrear (traer a un niño), estamos siendo “creadores de consciencia” (canales para que se exprese un tipo de consciencia que podemos “elegir” en alguna medida, según nuestra sintonía, en ese momento de la concepción de un hijo, de la unión óvulo/espermatozoide).

Así que, volviendo atrás:
venimos aquí, en general,
a compartir mundo físico,
es decir, a compartir unos parámetros físicos globales (leyes físicas).

A partir de ello “creamos” (fabricamos),
en esta ilusión de “mundo compartido”
–que es una ilusión, por cierto, tan amada…
ya que en ella podemos expresar lo que dentro ya somos para siempre,
lo que somos… y conoceremos cada vez más ampliamente, en una eternidad de “servicio a Dios”, a la unidad y Vida que somos (amor, unidad).

Y entonces,
la forma de consciencia que tuvieron nuestros padres al concebirnos,
o la que tengamos nosotros,
en el momento de la concepción de algún otro ser,
esas formas de consciencia…
esas “impresiones de consciencia” que se unieron y se “imprimieron” de cierta forma en los cromosomas,
es algo que “se puede elegir”, como todo,
pues nadie nos hace nada desde afuera,
no somos “víctimas”
–es decir, por ejemplo, nadie nos obliga a no sentir amor, etc.

Siempre estamos, pues, “creando” (aunque dentro de la ilusión es un sentido particular de crear, pues somos unidad ya creativa dentro, para siempre).

Es decir, podemos elegir amor,
elegir “lo que es”… (es decir, dejarnos elegir por él).

Así que luego, esa “consciencia de concepción”, parece que pasa a formar parte importante de nuestro filtro mental,
es como nuestro “filtro” humano.

Y todos vamos por el mundo como “manejados”
manejados por ese tipo de elecciones
o “co-elecciones” con las “almas” de los padres
–y sus amores y desamores, más o menos “en distorsión”, en “desdoble”.

Así que ahí vamos, pues,
como zombis,
dejándonos “manejar” por esos campos,
por esa “consciencia”
(con todos esos quizá miedos, proyecciones, etc… los que por ejemplo estaban ahí más o menos subconscientemente en el momento de la concepción)…

nos dejamos pues “manejar” por los campos…
… al tener que “ir tirando con nuestro ego”,
pues el ego fue como fue…
–nuestra entrada en el mundo fue como fue…

Pero podemos retomar, volver a tomar, entre nuestras “manos”, esos campos,
volver a abrazar esas energías de la concepción…
esos propósitos, esas ideas asumidas tan profundamente…
para volver a elegir.

Nota para la lección de agosto de La vía del corazón   1 comment

Repasemos algo de la parte para agosto de La vía del corazón (lección 8: audio, texto).

En el fondo en el fondo, nunca experimentamos “cosas” ni “gente”;
todo son redes de relaciones.

La relación es “antes”.

Y la gente vivimos o somos como zombis,
zombis con respecto a esa realidad
(a la realidad “creadora” de la relación,
pues toda relación es creadora,
“crea” los términos que están relacionados por ella… que parecen relacionarse “exteriormente”).

Así que solo experimentamos efectos “de nosotros mismos”,
del inmenso ser creador que somos,
solo experimentamos/vivimos,
aquellos pensamientos/ideas que alguna vez nuestra Mente tiró…
tiró para producir ondas…
más y más ondas…
dentro del inmenso estaque de “consciencia” que somos como “creadores”…

Pues no hay nadie “fuera” imponiéndonos nada.

Esas “tiradas” crearon/crean/crearán las posibilidades que vivimos o vemos,
y Dios, o Vida, es, como sabemos, el nombre del proceso eterno que también somos,
y que nos “sirve” para darnos el servicio de todas esas posibilidades…
el servicio de que todas esas tiradas tengan “juego”.

Siempre somos nosotros quienes decimos “hagan juego”, y quienes tiramos todo.

Y dependiendo de nuestras reacciones -o de si reaccionamos- seguiremos tirando el mismo tipo de energías-pensamiento…

Y, como siempre, el mensaje…
para esta nueva era que estamos anclando o que vamos a anclar más y más explícitamente
(perdiéndole el miedo a ser espacio, sin tener por qué morir físicamente)…
el mensaje que hemos de lanzar si queremos llegar adonde decimos que queremos llegar…:

«Soy el único que elige los efectos que experimento. Yo y solo yo interpreto todas las relaciones o experiencias neutrales. Yo y solo yo le doy el valor a los objetos, a las cosas, a los pensamientos y a los sistemas de creencias. Yo, y solo yo, soy quien literalmente crea mi experiencia, momento a momento».

Invitación a leer el documento sobre los fantasmas (El libro de Urantia: doc. 87)   Leave a comment

almendro en flor

Almendro en flor, 2016, centro de España, invierno.

Cualquier documento (capítulo) del libro de Urantia tiene la capacidad de sorprendernos, ya que en muchas partes del texto siempre hay notas de “visión global” así como datos muy concretos y a veces muy “divertidos” (trágico-cómicos).

El documento sobre los cultos a los fantasmas es un lugar así (es el nº 87, y la lista con todos los capítulos en formato audio y otros enlaces se puede encontrar por ejemplo aquí).

El libro de Urantia, por cierto, revela que todo lo humano depende de nuestra conexión con el “sexto espíritu ayudante de la mente”, que por supuesto nos tienen que contar en el libro que existe, ya que la existencia de los 7 espíritus ayudantes de la mente es algo que no se puede descubrir directamente solo con “ciencia” (es decir, proyectando la ilusión de que “primero-es-lo-físico-que-está-afuera”) –aunque sea algo fundamental, en el sentido de que sin esos circuitos espiritual-mentales nada existiría (al igual que nada existiría sin la Fuente Central, u Origen de puro espíritu infinito).

Estos 7 espíritus forman a su vez de cierto modo el “cuerpo” espiritual de una especie de “Madre espiritual” que tenemos todos por igual, en la que vivimos y nos movemos como Mente…

Esta “Madre” forma parte, por así decirlo, de la “Tercera Persona” (llamada Espíritu Infinito)… siendo dicha Madre la “parte” de la Tercera Persona que está localizada en y para nuestro sistema de mundos habitados… habitados por lo que en Urantia se llama “mente volitiva”, y que es definido con precisión y sencillez en el libro (esta Tercera Persona, en la Fuente Central vista como trinidad, es de cierto modo la Relación pura en tanto algo que “actúa” para la conexión… la relación del “ES” puro, tras la individuación Primordial).

Todo depende, pues, de ir reconociendo, como siempre, que somos mente-espíritu, lo cual provoca que los cuerpos (esa otra parte nuestra fundamental) estén “conectados” en circuitos espirituales y mentales que de cierto modo son previos a todo experimento o experiencia universal.

Es decir, no son “antes los cuerpos”, sino que de cierta forma son antes las “corrientes-circuitos” (o, digamos, las relaciones puras) que nosotros empleamos para poder co-fabricar estas experiencias con otras “almas”, en estas series de vidas más o menos “dementes”, en unas vidas que son a la vez secuenciales y simultáneas.

Entonces en este documento 87 sobre los cultos primitivos se habla de la génesis de la religión a partir de un simple culto negativo a los fantasmas, a los que les atribuimos poder para regular la “mala suerte”.

Los fantasmas eran en principio siempre algo a ser temido, más que otra cosa. Y luego, en un fenómeno más tardío y más “progresivo”, la mente única que sueña en este planeta se inventó con mucha intensidad la dualidad de “espíritus buenos y espíritus malos”, como se cuenta aquí.

Así que entonces:

«EL CULTO a los fantasmas se desarrolló como una compensación a los riesgos de la mala suerte».

Y:

«La religión representa la adaptación del hombre a sus ilusiones sobre el misterio de la casualidad. El miedo a los espíritus, y su adoración posterior, fueron adoptados como un seguro contra las desgracias, como una póliza de prosperidad».

Como se ve en otros documentos, todo lo humano depende de que nuestra mente (conectada como está con el espíritu de la adoración, que es esa parte 6 del “cuerpo” de la Ministra Divina):

  • puede crear ilusiones, y así, nos fabricamos por nuestra cuenta un entorno ilusorio de espíritus-fantasmas.
  • y todo lo humano también depende de que nuestra mente tiene la capacidad de concebir y personificar el concepto de la CASUALIDAD, que convierte en concepto al “misterio” con el que convivimos todo el rato: ese misterio que tiene que ver con el mero hecho de lo que quizá llamaríamos “capacidad de aislarse uno mismo en la sorpresa”… en la sorpresa de no poder controlar las condiciones físicas de una manera simplemente “egoica” (placer-dolor).

Ese entorno de espíritus en realidad está fabricado, lógicamente, con nuestras proyecciones muy mental-ficticias -ilusorias.

Estas proyecciones quizá estuvieran más o menos motivadas y fueran periódicamente reforzadas por “visiones reales”, por el tipo de visiones que suponemos que existirían al igual que hoy existen esas proyecciones que llamamos “fantasmas”, de muchos tipos… y que se trata de ese acontecimiento mental que nos podría informar tanto sobre la naturaleza del universo y los niveles ilusorios de consciencia por los que pasamos de vida en vida en el tiempo lineal ilusorio (ya que todo es al final consciencia).

Estas proyecciones tan fundamentales, o fantasmas, diríamos (ya que estamos, por cierto)… diríamos.. que son parte de la Mente Única en estado de transición, y son muy a menudo “percibidas” por mucha gente en el planeta (percibidas = proyectadas, pues como sabemos toda percepción es proyección).

Entonces, nuestra evolución a partir de los cultos a un solo tipo de espíritus-fantasmas se dio así:

«Pero el hombre no se contentó con coaccionar a los fantasmas; pronto intentó forzar a los espíritus a actuar mediante los rituales religiosos y otras prácticas».

Y así tenemos el fruto más evolucionado de la religión, en la rama que llamamos “religión evolutiva”, que luego es “contrarrestada” y está destinada a ser “fertilizada” y finalmente disuelta por la “religión revelada”, es decir, por la actuación interior (desde el interior del universo de universos) de diversas revelaciones y relaciones constituyentes de nuestro “ser seres trinos: cuerpo – mente – espíritu”:

«En la religión, el programa negativo del apaciguamiento de los fantasmas precedió de lejos al programa positivo de la coacción y la súplica a los espíritus. Los primeros actos de adoración humana fueron fenómenos de defensa, no de veneración. El hombre moderno estima que es sabio asegurarse contra los incendios; el salvaje pensaba también que la mejor sabiduría consistía en asegurarse contra la mala suerte provocada por los fantasmas. Los esfuerzos por conseguir esta protección dieron forma a las técnicas y los rituales del culto a los fantasmas.

Y al evolucionar, sucede que:

«La religión del hombre ya no era completamente negativa, ni el hombre tampoco se detuvo en sus esfuerzos por conseguir la buena suerte; poco después empezó a idear proyectos para forzar a los espíritus a cooperar. Las personas religiosas ya no están indefensas ante las exigencias incesantes de los fantasmas espíritus imaginados por ellas mismas; el salvaje empieza a inventar armas para obligar a los espíritus a actuar y forzarlos a que le ayuden».

Y finalmente podemos extraer estas citas:

«El hombre moderno ya no intenta coaccionar abiertamente a los espíritus, aunque todavía manifiesta cierta predisposición a negociar con la Deidad».

«El culto es la estructura esquelética alrededor de la cual crece el cuerpo vivo y dinámico de la experiencia espiritual personal — la verdadera religión».

¿Qué es “observar”?   Leave a comment

olivo en flor

Olivo en flor, junio 2016

Bien sabemos que “individualmente”, nuestra tarea es la de no ver ninguna “miseria”…, es decir, vibrar dentro y percibir (a uno mismo y a los demás) como espíritu, desde un estado de tranquilidad real… de re-conocimiento real…

Eso es lo que vino a asentar definitivamente la intervención de Jesús y demás seres, con el tema del “reino interior”, la unidad… insistiendo en que la solución real solo podía partir de dentro de los individuos, ya que somos esencialmente seres no-físicos.

Y bien, luego, la gente, a menudo va a “seguir donde está”… pues no se trata de hacer dramas así como así (y la gente está “trabajando”…, o bien están por ejemplo haciendo de “políticos” enlazadores…, o de “abogados”, etc. etc.)… y, por tanto, la “evolución” se hace de forma lenta, y la gente iremos compartiendo mejores vibraciones de unidad… más intención de unidad… que se irá manifestando y ya lo va haciendo… en una simplificación de las formas de hablar precisamente de este concepto de “observación”, que es quizá el fundamental.

Parece entonces fundamental simplificar el tema justo a cuento de la más simple “observación”, que podríamos según el caso llamar “conciencia”, o “cuidado”, o “consideración”…, pues mucha gente ha visto lo que significa realmente el tema del “cuidado”, por ejemplo en relación al cuidado de niños: el cuidado como “observación” que permite, que “deja ser”… que libera, que realmente quiere al otro dando libertad dentro de límites aplicados sabiamente, y teniendo en cuenta profundamente al ser interior de Luz del ser que es “educado” por los padres o los tutores (pues como bien se sabe, a la vez hay que saber limitar también en los procesos donde se educa… saber poner límites con amor… pues somos seres focalizados en lo físico).

Hay pues que facilitar, e incluso encauzar (educar) para que salga “lo real”… es decir, aquello que uno siente desde la unidad, interiormente, que también es el “ser interior” del niño… ya que este es en realidad la misma Luz que nosotros…
ya que somos Luz y “Creadores”… y cada cual tiene un infinito deseo de manifestar eso a su manera y de una manera perfectamente armoniosa cuanto más “a su manera” real se haga esa manifestación.

Pues no hay nadie “intrínsecamente malvado”… como aún parece creer en gran medida nuestra “civilización” primitiva.

Todo, entonces, parece tratar sobre cómo vamos a (de forma natural, “sin querer”)… cómo vamos a “traducir” lo que parecía que había “antes”… hacia unos conceptos (prácticas) cada vez más espirituales de “observación”, donde esa observación (en común… individual… etc….) queda más y más despojada de todo juicio, de toda “negatividad” artificial… para que precisamente se pueda disolver lo que se tenga que disolver para permitirnos crear lo que sí queremos crear “con toda el alma” como nuestra experiencia (más armonía… más conocimiento y alegría en la Tierra).

Pero, para que pueda salir “la emoción retenida”…, muchas veces parece que hay que atreverse a mirar aquello que no queremos mirar… y entonces, dando esa mirada a “lo de fuera” que “no nos gusta”, si lo miramos inocentemente… como bien sabemos… estaremos a menudo en realidad atreviéndonos a mirar nuestras propias creencias (materializadas como sea… en “desigualdades físicas”… etc.).

Como el gobierno del planeta no va a ser entregado, en bloque, directamente y ya, a un “ser iluminado” (es decir, más o menos “perfectamente” conectado cósmicamente con todo el resto de inteligencias espirituales… y todo lo perfectamente conectado que pudiera estar ahora en esta tierra)… entonces, parece que vamos a ser nosotros, casi sin querer, al sanarnos desde adentro… quienes vamos a ir desplazando los significados más “juzgadores” que pueda tener ese simple concepto de “observación”…

“Observación” tendría entonces como dos grandes sentidos:

– uno es protoespiritual.
Este primero sería el sentido de “invitar a la unidad”…
de invitar a la paz…
a observar juntos lo obvio, a unirnos en la observación de lo innegable de los hechos físicos (no de su interpretación),
pues por ejemplo nadie puede negar que, si a uno le pegan una patada, sale un moratón, o “duele”… y entonces… pues casi prefiere que no suceda…
y entonces si la patada se la damos a otro, esa patada también es como que “no nos gusta a nosotros”🙂 … por muy “inmorales” que seamos🙂

…así pues, eso, esa “regla de oro”, se generaliza, lógicamente, ya que para eso están las sociedades más o menos civilizadas… y así, hay un modo de invitar a la unión, con motivo de ese “observar”…
que es un invitar a mirar tranquilamente juntos las “desigualdades”, las patadas…
… a verlas juntos con otros…
a ser posible sin interpretaciones… con cada vez menos “juicio” en el sentido de acusación condenatoria…
para que, quizá a la vez que nos limpiamos los juicios contra lo que hemos creado… (soltando emociones sin reforzar los resentimientos)…
… a la vez…
podamos simplemente ser inspirados para hacer “lo mejor”,
es decir, lo que se ajusta a lo nuevo, a lo que hemos elegido…
a lo que queremos cada vez más elegir…
frente al fondo de interpretaciones “antiguas” donde la unidad no cabía.

Socialmente ya se hacen cosas con eso…,
y entonces solo “falta” -como en todo- ver y querer que la inspiración llegue cada vez más y más…
…para hacerlo todo más “desde la unidad”.

Así que todo es “terapia” desde ese momento en que vamos, sí o sí, a mirar cómo “otra gente” observa las cosas… y vamos entonces a verles juzgar (condenar) eso con por ejemplo un resentido:
“no debería haber desigualdad”.

Ponte que lo dice un tal “Pepe”.

Pero, entonces… ahí estamos nosotros, para decirnos:

“mira, Pepe soy yo, es decir:
«ahí voy yo, en forma de Pepe, y Pepe dice que esa desigualdad no debería existir, y sin embargo existe.
Entonces, veo que Pepe en realidad no se une a eso que ve…, para poder elegir realmente desde la unión…».
Entonces, como digo, si vemos que el tal “Pepe” no quiere unirse a eso que ve, no quiere sentir que él es el mismo espíritu que “los buenos” (las víctimas) y que “los malos” (los victimarios)…
no quiere estar “en el mismo barco” que la gente que parece “crear” la desigualdad…
entonces… veo que Pepe se separa de “los malos”…
Y entonces, como el único problema es la separación… yo no voy a hacer lo mismo con Pepe.
Es decir, no voy a juzgar su juicio, pues él es yo.
Pepe es simplemente yo, intentando separararse, y yo me he intentado separar así muchas veces “antes” (yo he intentado “asesinar” la unión muchas veces, igual que Pepe… aunque “eliminar la unión” sea algo imposible).

– Y entonces, el otro sentido de “observar”… quizá diríamos que es el “totalmente espiritual”…
ese que hemos comentado y conocemos
(el de ver “dentro” y “fuera” “solo espíritu”… el de sentir conexión antes de hacer por hacer…
el de sentir la unidad todo el rato “bien”…, y “combinarla” todo lo perfectamente que “se pueda” con “la separación aparente”).

Pero… claro… para invitar a otros a observar, de la forma más neutra posible… pero que no sea insultante para los dolores de los demás… para invitar a mirar de otra manera aquello que aparentemente solo debería llevarnos a la desesperación…, la gente… haremos muchas cosas en torno a esa “observación” y a aquel primer gran grupo protoespiritual de significados de “observar”, “considerar”, “cuidar”…🙂 …

Claro, es que “colectivamente” las cosas en general van despacio en la ilusión de los cuerpos…, pues literalmente no podemos decir que no existe algo que físicamente es obvio que sí “existe”
(aunque realmente “no exista”, pues “solo el amor es real”…, y realmente no haya ninguna “miseria” en el mundo, sino solo creación y creación tras creación….. donde todos “creamos” según leyes muy precisas… y desde lo que pensamos y vibramos en la profundidad intencional…. — así que sembramos aquello que queremos… en nuestra separación).

La religión como portal interdimensional: las apariciones y la videncia   Leave a comment

imagen virgen Ezquiago

Imagen de la virgen de Ezquioga, tomada de la encontrada en forosdelavirgen.org

Yendo a lo práctico, no hay nada más práctico que la religión -y de ahí la importancia y la persistencia que tiene el hecho de su presencia en las civilizaciones, su inevitabilidad *.

¿Práctico?

Seth nos contaba que en realidad todas las probabilidades existen a la vez, tanto para los individuos, como para los colectivos (países, etc.).

La más mínima idea se realiza en algún “sistema probable”. Y a veces sucede que, aquellas probabilidades que de cierta forma tienen más “carga emocional”, en realidad terminan siendo más reales que lo que nosotros entendemos como “realidad”.

Esas otras probabilidades no son menos reales simplemente por el hecho de que nosotros hayamos elegido “la nuestra”, en nuestra continuidad elegida… esa continuidad con la que ahora tanto nos identificamos (lo que estamos experimentando con nuestro tan especializado foco actual de consciencia temporal lineal).

Entonces, así de grande es “Dios” –o Todo Lo Que Es (la infinita inteligencia que da cabida a todo esto y más).

Por tanto, existe una España que, de cierto modo no tuvo que pasar por la guerra civil que comenzó en 1936 (una guerra que, por cierto, en realidad aún no ha acabado del todo). Esta guerra fue un evento muy cruento, y todavía hoy condiciona las mentes y las “venganzas” que están en parte detrás de algunos ímpetus políticos.

Entonces, las apariciones de lo que en nuestra tradición se llama “María de Nazaret” (“la virgen”), son para empezar signos de la existencia de estas probabilidades.

Ha habido célebres apariciones** que han ocurrido precisamente justo antes de guerras o catástrofes importantes.

De hecho, a veces las mismas apariciones (las vidas físicas normales) de los grandes maestros espirituales sobre la Tierra (sin ir más lejos la de Jesús), tienen lugar curiosamente en pueblos, en culturas… que iban a sufrir poco después grandes calamidades en su ser colectivo –y que en parte podríamos decir quizá que ya las estaban sufriendo en el momento mismo de la vida del maestro en cuestión… como los judíos, que en la época de Jesús estaban bajo la dominación de Roma.

Algunas de estas “apariciones” de María, como la de Medjugorje que ya hemos comentado aquí alguna vez, siguen siendo muy importantes.

Entonces, hasta hoy, no sabía que en España había sucedido un fenómeno así, poco antes de la guerra civil, y que, por tanto, él podría haber servido para “apaciguar los ánimos”.

Se trata del caso de Ezquioga***.

Por tanto, en España también hubo previsión (preconocimiento) de la guerra civil… e intervención “celestial” utilizando la religión para hacer patente la posibilidad de cambiar de realidad (por eso hablamos de “portal interdimensional”)… y para que sintiéramos, claramente, antes de la guerra, la oportunidad de “elegir” en masa la paz.

Pero nuevamente se rechazó el tema: la Iglesia lo rechazó, así como las autoridades del gobierno republicano de aquel momento.

Ambos “rechazaron” la intervención de María, como es casi “lógico”…

Esta intervención en Ezquioga fue, nuevamente, de tipo muy clásico, del estilo de la célebre aparición de Fátima, en Portugal. Este rechazo y olvido ocurrió tras una temporada breve de mucho fervor en los rezos y en las peregrinaciones al pueblo del País Vasco donde ocurrió todo… y donde se llegaron a reunir muchos miles de personas para rezar.

Así que el movimiento no contagió a toda España. Si lo hubiera hecho, parece que el contagio nos habría llevado por (o comunicado con) una línea de probabilidad terrestre “sin guerra civil”🙂 .

De forma similar, parece que en el caso de nuestro querido vecino, Portugal, las cosas de María tuvieron algo más de éxito… pues las apariciones de Fátima parece que ayudaron a que ese país no se metiera en las guerras que sucedieron a los años de aquellas apariciones acaecidas a los célebres y sufridos pastorcitos.

Así que he aquí que tenemos una “prueba” más de que “nosotros creamos la realidad”… de que “no somos el cuerpo” (sino personalidades multidimensionales capaces de “comunicarse” de muchas maneras… en muchas capas verticales y horizontales…)… y además… tenemos la “prueba” de que nosotros somos literalmente (en cierta “unidad” todavía superior) esa muy real y palpable misericordia de Dios… que se presenta o actualiza de muchas maneras… y para de cierto modo darnos “más elecciones” (pues el amor es simplemente libertad… y la libertad parece ser sobre todo la expansión de la capacidad de elegir).

Una cita del artículo enlazado, sobre este caso de Ezquioga:

«A partir de 1934, debido al rechazo institucional de la Iglesia, el movimiento surgido en torno a Ezquioga fue languideciendo. Tanto la Iglesia como las autoridades republicanas estaban interesadas en cortar el movimiento, y Ezquioga se convirtió en un lugar muy poco frecuentado, proscrito.»

___
* De hecho, la religión está en el núcleo, el núcleo “no hablado” de la política y de las incomprensiones en política… del voto “conservador”, etc… Es pues importante para todo en general, para poder comprender algo en general. Pero, al no poder hablar ni comprender lo que sucede… los humanos de cierto modo nos bloqueamos, o bien “derrochamos” tiempo en pasarlo “sufriendo” en vez de sintiendo, disfrutando… estudiando esa vida que gratuitamente se nos ha “dado” para toda la eternidad.

** “Aparición” entre otras cosas es un fenómeno de comunicación interdimensional, en la mente de personas “normales” que experimentan diversos estados de trance o similar, y durante periodos más o menos largos (a veces toda la vida de la persona…)… acompañados de más o menos “sucesos mentales curiosos” para los demás “asistentes”, etc. Todo esto es ya una forma de revelación, es decir, el propio medio de dar el mensaje es ya el mensaje en sí mismo.
Esto ya lo hemos comentado en otros textos. Y lo que se señala, con los fenómenos de videncia, es la naturaleza de la realidad. La realidad poco tiene que ver con lo que nosotros creemos sobre nosotros mismos, al menos en un primer momento. Y es que “nosotros”, en nuestra realidad eterna, no somos cuerpos; y si estamos aquí es para, de cierta forma, realizar una “evolución del alma”… una “evolución” que, como concepto, nos resulta difícil o imposible de comprender, pero que sin embargo es la misma esencia de nuestro ser.

*** En la wikipedia hay alguna información curiosa sobre las apariciones en el artículo sobre el municipio vasco de Ezquioga.

Sin García-Trevijano es imposible comprender la historia de la España contemporánea: un ejemplo   Leave a comment

flores

Primavera, por el centro de España. Licencia CC.by-sa.2.0

(Un ejemplo sobre los trapos sucios de las personalidades de tipo “mercenario” que dirigían y en parte aún influyen sobre la opinión en España)

Antonio García-Trevijano estaba proscrito y sigue siendo “un proscrito” para los medios de comunicación oficiales en España, pero es muy conocido en internet, y tiene por tanto un futuro altamente “glorioso”🙂 .

Ahora tiene casi 90 años de edad, y sigue defendiendo la verdad sobre muchos aspectos del origen del régimen político español actual.

Aparte de las anécdotas que vivió, junto a personas más conocidas ahora (como el expresidente Felipe González o el anterior monarca español), existen anécdotas también muy ilustrativas, y que afectan a personas no tan conocidas -unas anécdotas que por cierto se pueden asociar a dos o tres detalles, simples y curiosos, como el de por ejemplo la “relevancia simbólica” que están adquiriendo cada vez más ciertos Bancos, Bancos privados que ahora aparecen esponsorizando instituciones como la Real Academia de la Lengua, la RAE.

Así podemos quizá percibir ese “abismo ético” que los medios de comunicación facilitaron en España… así como la actual ignorancia que existe en torno a la historia contemporánea -sabiendo además que dicha ignorancia es un hecho totalmente “lógico”, ya que precisamente “la política”, en una civilización de consciencia aún primitiva, vive en gran medida tapando la verdad, y gracias a ello.

Esta anécdota se encuentra en el siguiente audio de su programa cotidiano de “radio” en ivoox (a partir del minuto 56): Preguntas y respuestas a los oyentes (día 05 / 06 / 2016).

La anécdota surge como respuesta a una pregunta sobre Juan Luis Cebrián, que es una persona de la “élite manipuladora” de España (es decir, alguien que ha “hecho política” (en el sentido más basto de conseguir “poder” y dinero), mediante los medios de comunicación).

Cebrián tiene que ver con el influyente periódico “El País“, que ha sido importante durante todo el régimen de engaño llamado “La transición española”.

A continuación transcribo lo que dice ahí Trevijano, y completo alguna cosa para poder trasladar lo dicho desde el régimen oral (y muy emotivo) al régimen escrito…, para así poder hacerla más comprensible para mí, tal y como puedo entenderla:

«…cuando fracasaron todos los intentos que hice para orientar a los españoles acerca de los engaños que iban a tener lugar, intenté comprar El País, y me puse de acuerdo con Darío Valcárcel, un periodista que todavía escribe por ahí.

» Y ahora diré lo que hizo este hombre. Leer el resto de esta entrada »

El miedo al deseo mueve y alimenta la ilusión   2 comments

espiga de carrizo

Espiga de carrizo. Licencia CC.by-sa.2.0

De esto va nuestra lección de abril, la 4ª, en La vía del corazón: deseo.

El “ego” es lo que protege el miedo en nuestra mente… a veces gritando…:

“¡no mires ahí!”…

Como si realmente pudiéramos ser dañados…

Así que el ego es en sí mismo todo ese tipo de mensajes que hemos aceptado… Es esa voz que surgió una vez en el jardín de la consciencia (como decía la lección 2…), y para que con ella nos identificáramos con nuestras creaciones… y por tanto hiciéramos que nuestro infinito valor dependiera de “las cosas perecederas”.

Así que esas voces, esas interpretaciones… nos impiden ser naturales, y nos llevan por la normalidad inercial y más o menos perversa, del tipo que sea… la normalidad de un mundo de locos humanos que creen que algo, aparte del amor, puede ser real.

Y así, normalizados, todos más o menos vamos siguiendo los patrones, por los ríos de la vida… más o menos automáticamente.

Y, como sabemos, en el fondo casi da igual lo que hagamos… pues si hablamos de “patrones” solo nos referimos al modo en que hacemos lo que hacemos.

¿Lo hacemos “por necesidad”, es decir, para reforzar la profunda creencia de que realmente hay algo “necesario”, u “obligatorio”?

¿Ni siquiera queremos darnos cuenta de nuestros motivos?

Si ni queremos darnos cuenta de nuestras motivaciones, entonces seguramente estaremos reforzando la profunda creencia que dice cosas de este estilo:

  • “algo me puede venir de fuera”,
  • “algo me puede venir, obligar, desde fuera de mí, hacia dentro”…
  • así que “hago esto porque tengo que hacerlo”… etc.

¿Queremos abrirnos entonces a preguntarnos el “para qué” con todo, como decía Un curso de milagros?

¿Estamos siquiera dispuestos a preguntarnos honestamente qué es lo que queremos, y sentirlo sin miedo?

Como sabemos, la verdadera espiritualidad no va más que de esto, de recuperar cierta inocencia.

Se trata pues de una especie de camino de vuelta atrás, purificando el deseo de todo resentimiento… purificándolo de esa especie de venganza que parece que normalmente tiñe o motiva nuestras acciones… y que está ahí como escondida, dentro… compañera de la amargura… como motivo-base para fundamentar lo que hacemos o pensamos.

Y no olvidemos que esa venganza, resentimiento o amargura… a veces se esconde detrás de una cara bonita y sonriente. El curso de milagros la llamaba… “la cara de inocencia”.

Y entonces, paradójicamente, y como también sabemos… en este movimiento “hacia atrás”, todo se recrea… y nos hacemos nuevos… como dicen tan a menudo muchos cristianos.

Nuevos… para siempre nuevos, paradójicamente para siempre nuevos… y el universo que literalmente somos (y cada uno como una versión completa, pues recordemos que cuando “morimos” es ilusorio pensar que “queda” algo, que “dejamos algo atrás”)… el universo… decíamos… el universo se permite mostrarnos y manifestar lo que de cierto modo es nuevo (nuestro ser, que es un Todo en el Todo Eterno del Amor… y que siempre es nuevo… que se refleja de nuevo como tal).

Así que entonces, como sabéis, el “ego espiritual” parece que en gran medida se alimenta de proteger el miedo al deseo.

Claro, como todo “ego”, el “ego espiritual” protege algún tipo de miedo, y en este caso parece que particularmente lo hace o lo hacemos con el miedo a algunos deseos.

Siempre ese era el movimiento o el tono del ego en general: hacer que algo sea muy especial, en el sentido egoico de “especial”…

Hacer por ejemplo del sexo algo muy especial… enfrentándose así a “los otros egos”, los que, por la vía de las “perversiones” machaconas… hacen del sexo también  algo “muy especial”, pero digamos que de forma opuesta a los egos espirituales que simplemente protegen el miedo al deseo.

Y todo es, como siempre, para diferenciarnos unos de otros al modo “separación”… y así poder crear más y más experiencia de separación… pues, como sabemos, somos creadores a partir de lo que pensamos, hacemos y decimos…, y mientras tanto y siempre… todos seguimos y seguiremos para siempre siendo la misma Mente, la misma Consciencia (“Cristo”, en nuestra tradición). Leer el resto de esta entrada »