Bienvenidos a este blog. Instrucciones de uso   8 comments

Esta entrada tiene como función invitar a usar este blog y facilitar su uso.

La función principal de este blog es la de poder acceder (por ejemplo con un teléfono, una computadora… o bien para imprimir los textos y luego encuadernarlos con anillas, etc.)… a los sucesivos capítulos, “lecciones” o textos completos de varios libros interesantes.

Se trata de libros que han sido transmitidos o canalizados —desde y en la unidad que somos— al final del siglo XX o a comienzos del XXI.

Estos textos van de cierto modo en la estela Un curso de milagros o acompañándolo, y por tanto nos pueden facilitar el “despertar” a la unidad (una sola Mente) que somos.

Es decir, si nos comprometemos con ellos, pueden facilitarnos el desaprendizaje de nuestras creencias acerca de lo que somos…, para así poder aceptar nuestro verdadero Yo o Ser, en la certeza de la verdadera realidad de nuestra unidad de amor.

Estos textos son traducciones que, o bien reviso, o bien realizo desde cero para este blog.

Sobre ellas se pueden ver, en esta otra entrada, algunas notas generales sobre el vocabulario y sobre el proceso de traducción o revisión.

A los archivos en PDF, o a los capítulos sueltos, se accede a través de la siguiente página, que sirve como índice para este blog:
www.unplandivino.net/g,

La cabecera de dicha página puede verse en la siguiente imagen: Leer el resto de esta entrada »

Publicado 18 noviembre, 2014 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , , ,

Las células no nos necesitan para sentirse eternas. Invitación a la sección I de «La realidad “oculta” o “desconocida”», Seth   Leave a comment

lilo

(Este es el enlace del audio de este capítulo, y aquí está el índice con la lista de audios de Seth y lo que llevo traducido y grabado de este libro en concreto, que está enlazado abajo del todo en ese índice.)

¡Las mismas células ya se sienten eternas!

Es decir, no nos necesitan para sentirse eternas en tanto que consciencia… en su vida de Servicio Eterno… un tipo de vida al que “nosotros” aspiramos –aunque digamos que en otro”nivel” de Servicio🙂

¡Y quizá todo lo que vemos ya se siente eterno!

Por algo se decía, mismamente en el curso de milagros: «Dios está en todo lo que veo, porque Dios está en mi mente»… y “mi mente” está impregnando constantemente, de consciencia… en pulsos… toda la materia de nuestro cuerpo –para empezar por el cuerpo, ese dato inmediato de nuestro tipo de “yoidad”.

Así que en el Lecho de Probabilidades, desde el cual elegimos nuestro futuro y recreamos el pasado (en el eterno Ahora), las células son bastante “soberanas”, por así decirlo🙂 .

Este libro va sumando cosas con las que sentir intuiciones así.

Como siempre, los textos de Seth nos ayudan a permitirnos descargar intuiciones “en nuestra mente”… a percatarnos de nuestro “ser creadores”… creadores que somos más que meramente consciencia — y siempre en el estilo de Seth de tratar estas cosas, tan poco a poco.

En este capítulo comenta cosas así:

«El cuerpo es también un patrón. Aunque el material que lo compone cambie constantemente, el patrón mantiene su propia integridad. La forma es grabada en el espacio y el tiempo, y no obstante el patrón mismo existe también fuera de ese marco –el cuerpo es una proyección, por tanto, en el campo tridimensional.

»Las consciencias de las células dentro de él, sin embargo, son eternas. El marco físico, entonces, está compuesto en sí mismo de sustancia inmortal. La proyección en el tiempo y el espacio puede desaparecer, en vuestros términos, puede marchitarse y morir. Pero la identidad principal continúa existiendo, así como también las consciencias de esas millones de células que en un tiempo formaban parte del cuerpo.

» Mientras está habitado por la consciencia humana usual, el cuerpo viviente opera como un punto focal intenso. El conglomerado de consciencias dentro de él, en todos los niveles, se enfoca en su propia red de comunicación. Esta red privada está conectada a todas las demás que son como ella. Existen entonces unos niveles de interacción que se dan meramente entre todos los cuerpos –interacción electromagnética y biológica. La red es sin embargo algo de mucho más alcance que eso. No es solo que todas las células puedan responder a cada una de las demás, sino que su actividad de masa desencadena la acción de unos centros aún más elevados de consciencia, para que respondan a un conjunto dado de condiciones mundanas antes que a otras condiciones mundanas que, aun pudiendo ser igual de legítimas, no se ajustan al patrón admitido. Las probabilidades, en cierto grado, están entonces determinadas según pautas celulares.».

Invitación al capítulo 9 de «El Dios del Mañana» (Walsch)   Leave a comment

 

lilo

Rosal silvestre

(Este es el enlace del audio de este capítulo, y aquí está el índice con la lista de libros y audios de Walsch.)

Este audio nos sirve como complemento de aquello que comentábamos aquí, con tantos detalles jugosos, a partir del libro de Urantia:

que “lo humano” es inseparable de la capacidad “primitiva” de crearnos un entorno ilusorio… es inseparable de eso que termina dando lo que llamamos “superstición”.

Lo humano es inseparable de poder fabricar “ilusiones”. Es decir, que nuestros logros y nuestra evolución en la ilusión física, son inseparables de esa “capacidad”.

Y luego, eso que es “lo humano”, lo intrínsecamente “evolutivo”, termina llenándose de lo “divino”, revelado.

Como vimos, esto es algo que nos permite abrir la intuición acerca del hecho de que, el “Dios” o la Unidad que somos… puede irse “auto-analizando” por partes… gracias a lo físico…

Entonces, lógicamente, ese impulso primero, el de lo evolutivo-humano que se fabrica ilusiones…, es “verdad”, en tanto que abre la puerta a que la verdad entre (entendiendo que la “verdad”, en uno de sus aspectos, es meramente el “proceso” de esa apertura).

Y la fertilidad de ese impulso primero, “supersticioso”, depende de que es cierto que “existe” Algo Que No Se Ve con los ojos físicos, pero que, sin lo cual, nada es posible.

Y solo sucede que ese “Algo” es demasiado grande para una “conciencia” que acaba de surgir al siguiente “nivel” de auto-consciencia.

He aquí unas citas de ese capítulo:

«- Así que es cierto, ¿no? Toda nuestra cultura ha emergido de nuestras religiones, de una forma u otra.

> Desde luego, y esto es del todo natural, pues las religiones tienen que ver con lo que la gente cree más fervientemente, y lo que creéis es lo que determina vuestro comportamiento. Determina lo que queréis y lo que no queréis, lo que buscáis y no buscáis, lo que elegís y lo que no elegís, lo que salváis y lo que destruís –lo determina todo.

»- Incluso determinará si ahora nos salvamos o nos destruimos a nosotros mismos.

> Exactamente.
> Y por tanto, desde luego que vuestra cultura emerge de vuestras creencias. Y esas creencias, una vez que se convierten en doctrina religiosa, pretenden instruiros, a través de las personas religiosas, no solo sobre lo que los humanos deberían querer y desear, sino sobre lo que Dios quiere y desea. Y esto repercute de muchas e importantes maneras en el modo en que la sociedad se crea a sí misma.

«- En cualquier ámbito donde se vean involucrados los asuntos morales, la ley pretenderá funcionar como un fiel reflejo de las visiones religiosas que la sociedad tenga sobre la cuestión.

> Y así es como vuestras culturas emergen de vuestras creencias.
> Las ideas que la humanidad se hace sobre sí misma provienen de las ideas que la humanidad se hace sobre Dios y sobre la Vida –y estas ideas provienen de los proveedores más poderosos de ideas: las religiones.
> Incluso hoy, en un tiempo en que la sociedad está quejándose de la influencia de otros proveedores, como las películas, la televisión, los videojuegos… la religión sigue erigiéndose como la única proveedora estable que puede añadir algún peso de supuesta autoridad moral a sus mensajes».

« > Entonces, los humanos creen que tienen el deber de no desafiar a Dios. Los humanos creen que no deben desafiar lo que ellos creen. Esta creencia es quizá, y por encima de todo, aquella en la que más confían los humanos: no desafiar lo que creen.

– ¿Sabes qué? Los humanos creen que deben creer lo que ellos creen, incluso si lo que creen es increíble.

> Bien dicho. Y este es el credo de muchas personas: lo que creas, no lo desafíes –y persigue a quienquiera que lo haga.

– Entonces, ¿no ha llegado ya el momento de declarar que el emperador está desnudo?»

«Incidir en el reconocimiento de la bondad» (una invitación al documento 56 de El libro de Urantia)   Leave a comment

lilos

Lilos

(Este documento del libro de Urantia es el nº 56; y la lista con todos los capítulos en formato audio y otros enlaces se puede encontrar aquí.)

El apartado final de este documento 56 (el apartado 10, que en el audio enlazado empieza en el minuto 50:05) es uno de esos apartados “sorpresa”, en los que, en una misma frase relativamente breve, vemos “conjugadas” estas tres palabras fundamentales:
verdad, belleza y bondad.

El resto del documento podría parecer, sin embargo, aparentemente más “árido”.

Este aumento de la “aridez” es por cierto algo que sucede en los documentos finales de cada parte del libro de Urantia (que está dividido en cuatro partes), pues en cada final de parte hay elaboraciones más completas sobre nuestra realidad.

Una de esas frases en este documento es una buena “perla”, que potencialmente contiene muchas cosas dentro.

Además, el verbo usado en la traducción al español/castellano (“incidir”), necesita seguramente que lo comentemos. De entrada, este verbo es quizá más ambiguo en nuestro idioma que el utilizado por esta revelación en inglés (que es “impinge upon”).

En 56:10.8 dice que la “sensibilidad ética” está entre las cosas que conlleva el haber alcanzado unos niveles cosmológicos de pensamiento :

«3. La sensibilidad ética.
Mediante la comprensión de la verdad, la apreciación de la belleza conduce al sentido de la adecuación eterna de aquellas cosas que inciden en el reconocimiento de la bondad divina en las relaciones de la Deidad con todos los seres; de este modo, incluso la cosmología conduce a la búsqueda de los valores divinos de la realidad — a la conciencia de Dios». (ver en inglés en las notas abajo*)

Supongamos que el verbo que usan en inglés para este “inciden” (impinge upon), tiene un sentido más “negativo” del que quizá muchos “sentimos” inmediatamente al leer en español “inciden”.

Cuando hablo de “negativo”, me refiero a que contiene más “picardía” de lo que podríamos quizá pensar de entrada, en el sentido de que tiene en cuenta por ejemplo a esa cierta “unificación de niveles contrastantes” de la que depende también la belleza.

Entonces, aquí se puede poner un ejemplo que, siendo quizá demasiado simple o en parte “ilegítimo”, también quizá meramente ayuda a aclarar lo que quiero decir sobre las posibilidades de que en esta “perla” podamos encajar muchas cosas que ya intuimos (por ejemplo por la revelación de Walsch):

1.- imaginemos que me muerde una serpiente venenosa

2.- entonces, podría estar enfrentado o “enfadado con el universo”, al ver que una serpiente me muerde, y quizá por el simple hecho de que exista ese animal con veneno, en este “diseño” conjunto de la vida sobre el planeta que veo que ha conducido a esta “posibilidad evolutiva” -la de que me pueda suceder algo así.
“¿Quién le manda, a los Portadores de Vida que hayan dado pie a la posibilidad de que (¡oh, indigmación!) el tipo de conciencia humana volitiva pueda verse metida en cuerpos que se ven afectados por el veneno, al igual que un ratón?”. Leer el resto de esta entrada »

Publicado 18 septiembre, 2016 por qadistu en ¿?

Etiquetado con , , , , , , , , , , ,

Invitación al capítulo 21 de Conversaciones con Dios, 3 (Walsch)   Leave a comment

 

lilo

Lilo

Este capítulo final del libro 3 de Walsch es de los más interesantes y divertidos (este es el enlace del audio, y aquí está el índice de la lista de libros y audios).

Contiene la posibilidad de que nuestra mente conecte con una “intuición universal” muy gráfica, sobre el tiempo y el espacio.

Y bien,
todo lo que vemos aquí “fuera”,
es decir,
en el aspecto exterior de la Vida,

aquí,
donde ahora parecemos estar,

es decir

todos estos movimientos de giro y de revolución,
de astros, planetas…

y todos los ciclos estacionales, vivientes, etc…
todo eso…

en realidad es una unidad,
como “sabíamos”
(ya que ha salido de un solo centro de creación de “pura luz”, donde nosotros de cierto modo “estamos” anclados, realmente)

Así que, en realidad,
todo lo “variable” cíclico,
reflejaría el “movimiento interior”,
que será también de cierto modo cíclico,
y que sería un cierto “movimiento” de nuestra esencia,
que,
aunque esencialmente no cambie…
está en la “tarea” eterna
de experimentarse “crecientemente” a Sí Misma.

Claro está que esto es algo que no “vemos”,
sino algo profundo de nuestra “esencia”,
que hemos “querido”,
y que tenemos que hacer sí o sí,
ya que somos vida, somos “Dios”, es decir, el proceso de la vida, que no para…
pues queremos “representarnos” a nosotros mismos…
en “evolución”…
aunque, por otra parte,
todo ya haya sucedido…
pues,
ahí “dentro”,
dentro del “todo”…
cosas como “el tiempo” no son en absoluto lo que nos podrían parecer aquí “fuera”…

Así que todo es movimiento “simbólico”,
que resulta de las “ganas” que tenemos de “autopercibir”
nuestra esencia.

Y todo depende del hecho de que
ahí dentro
somos Unidad.

Y vemos,
aquí “fuera”,
que curiosamente tenemos un marco,
que, visto simplificadamente,
está compuesto por:

cosas,

significados,

y valores espirituales

(“valores” que dependen de,
y que en cierto modo son en sí mismos, “la relación única”…
esa relación que “envuelve” toda posibilidad de tener esas mismas cosas, significados y valores…)…

Y este marco
de cierto modo analiza (parte y reparte)
lo “central” que ya somos…
la esencia…
por partes…

Nos auto-analizamos (como Luz que abstractamente ya es “Todo”…)
nos autoanalizamos dándonos un marco…
dándonos universos…
dándonos niveles…
“por partes”…
para así representar,
jugar,
con eso que siempre seremos…

Obviamente,
no solo
experimentamos lo material,
y los significados mentales,
sino también el sentido o “aroma” de esa Relación Única que somos…
y que se “refleja” también en lo que llamamos
el ámbito de los “valores”
que siempre de alguna manera tienen que ver
con “la sensación de la relación”…
con la unicidad…

Así que
como nosotros somos de alguna manera también
un “interior que gira”,
que se revuelve para re-mirarse…
vemos pues aquí,
en el “afuera” de las ilusiones de separación…
vemos aquí…
que estamos “girando” en muchos giros y ciclos más o menos sincronizados
(ciclos que se repiten…
y partes y esferas que giran unas en torno a otras…
en todas las escalas) …
que de cierta manera
reflejarán nuestro giro interior…
el giro interior de nuestro propio interior
como Unidad Creadora,
o como Unidad de Luz,
que somos y seremos para siempre.

Invitación a los últimos capítulos de “Las nuevas revelaciones” (Walsch)   Leave a comment

 

espiga de carrizo

En este audio (cap. 20 y siguientes) empieza lo más fundamental de este libro de Walsch de hace años (en el índice está la lista de libros y audios).

En esta sociedad global donde ahora vemos que nos encontramos en un “doloroso” proceso de “simplificación”, de “soltar” (de evolución espiritual), sucede y va a suceder que:
– la Moral es sustituida por la Funcionalidad
– la Justicia es sustituida por la Adaptabilidad
– y la Propiedad por la Sostenibilidad.

Funcionalidad, adaptabilidad y sostenibilidad
son Principios Básicos de la Vida,
que en el Mundo Humano hemos distorsionado para dar con la triada de:
Moral-Justicia-Propiedad,
que son “construcciones mentales”, ideas, o creencias.

Esas construcciones mentales (moral, justicia, propiedad)
son en realidad creencias que distorsionan los principios básicos de la vida.

Con las creencias
vemos que terminamos fabricando las convenciones o instituciones sociales
con las cuales intentamos convivir,
y que intentamos cambiar infructuosamente,
dando vueltas a lo mismo,
pues, como sabemos,
no podemos cambiar realmente nada
si solo cambiamos “lo superficial”
(es decir, la forma, el resultado de nuestras creencias)

“Debemos” pues cambiar de creencias
si queremos realmente ir adonde ya hemos elegido ir:
hacia la paz, armonía, alegría y abundancia en la Tierra para todos,
en igualdad creciente de oportunidades…

O incluso “debemos”, más bien,
dejar de creer en nada,
y pasar simplemente a “ser” esa vida que somos,
que FUNCIONA gratis,
que se ADAPTA o AJUSTA gratis, haciendo ajustes adaptativos de forma “natural”…
unos ajustes que terminan dando
unas formas más y más integradas de “sostenibilidad”…
es decir, de armonía, de ritmo, de equilibrio…
y todo ello “por sistema”…
es decir,
en sistemas cósmicos de ley y orden…
que es como siempre hemos vivido y viviremos.

Así que
con las distorsiones
hemos experimentado una aguda forma de separación,
y hemos ido destruyendo el planeta
y nuestra capacidad de continuar experimentando
esta enorme intensidad emocional o perceptiva…
“maravillosa”…
que existe en toda esta variedad de vida sobre la Tierra.

Así pues, vemos que de repente
ahora
de mayores
🙂
descubrimos que todo el mundo “cree en Dios”,
en el dios del ego,
y da igual si es alguien agnóstico, creyente, ateo…
pues casi todos creíamos en un “universo hostil”,
en la escasez por principio
(cosa que derivaría de las creencias sobre el mundo de espíritus o dioses que exigían pagos, retribuciones…),
creíamos en un universo regido por principios de competencia,
en una Vida que “se venga de nosotros”…
etc.

Y en este libro,
decíamos,
el llamado “Las nuevas revelaciones”, de Walsch,
hace años se trataba sobre este tema de forma muy simple…:
sobre cómo las creencias en torno a “Dios”
o a “lo Más Grande”
afectan a “creyentes” y a no creyentes.

En estos capítulos
casi finales
empieza lo más “nuevo” y denso del libro,
cuando trata de forma muy simple sobre nuestro paradigma,
un paradigma que se puede ver que está basado en moralidad, justicia y propiedad.

Y nuestra tarea,
la que ya se está realizando y constatamos que es así…
es la de sustituir ese paradigma
por algo más “cósmicamente ajustado”.

Así que las creencias falsas sobre la vida
dan ideas o construcciones mentales (p. ej. la “moral”)
y estas ideas terminan dando
conductas disfuncionales
(pues no funcionan si lo que nos planteamos es el objetivo de
tener vidas alegres, abundantes, en paz y armonía… sobre un planeta evolutivo como este…
donde se da el divino juego de la evolución.

Y hemos visto que,
con esas creencias,
simplemente intentábamos expresar esos tres principios básicos:
funcionalidad
adaptabilidad
sostenibilidad

La vida (≈ Dios), no tiene propósito o sentido, pero sí tiene función   Leave a comment

isla-de-las-flores

Ilha das Flores. Paulo Valdivieso. Licencia CC.by-sa.2.0

La vida (= Dios), no tiene propósito, pero sí tiene función:

su función es que nosotros le demos el propósito *.

Vida es pues pura libertad.

Y por eso el amor es simplemente sinónimo de libertad y de vida (y por tanto de Dios).

Y curiosamente “estamos vivos” (= “somos amor”).

La vida (Dios)
no podría ser como un objeto de uso,
como por ejemplo, un reloj,
que tiene un propósito claro:
dar la hora.

Y entonces, estos planetas, estos mundos de relatividad, en la ilusión de estar “fuera de lo absoluto”,
son mundos donde las cosas “pueden salir mal”,
para así, con ellos, poder darnos un campo contextual,
donde nos podamos ejercitar en
dar propósito o sentido a esa vida que somos eternamente.

Somos “células” del propósito divino de “elegir ser creadores”
(“creadores” siempre somos… pero “poder elegirlo”… es otra historia).

Así que nosotros, de cierto modo somos y siempre seremos
esa vida,
absolutamente libre,
pero de cierta forma llega el momento
en que ya no podemos seguir tanto rato “sin enterarnos” …
(hay límites en nuestra experiencia de la separación, decía UCDM)…

… llega el momento…
donde se tensan más las cosas…
y parece que vamos a dejar de fingir que no nos enteramos…

(Para si acaso fingir en un nivel más enterado🙂 .)

Así que en estos planetas tenemos que fingir algo…
para poder vivir en la inercia de “la separación”…,
de la ficción del “afuera”,
esa ficción donde creemos que el propósito o el sentido de la vida nos TIENE QUE venir de “afuera”
(y esto parece que es lo que hemos creado por ejemplo con diversas instituciones… etc.,
para poder experimentar de muchas y muy ricas formas “la separación” en el tiempo).

Entonces, nosotros,
al atribuir a la vida (Dios) cualidades que en realidad eran nuestras
(“la vida castiga”, “la vida se venga”, etc.)…
al atribuir o proyectar sobre Dios/Vida cualidades “nuestras”…
hemos rebajado (para experimentar)
a Dios/Vida…
lo hemos rebajado al estatus de un objeto de uso…
de algo objetivable…
lo hemos rebajado proyectando desde nuestra mente eso de “el uso”…
la utilidad…
… cuando sin embargo la Vida/Dios es la fuente eterna de todo lo que queramos “crear”.

Así que de esta observación
sobre la función y el propósito depende nuestra mayor gloria…
la gloria de la libertad,
y obviamente la libertad genera la posibilidad de nuestro potencial “autodestructivo”,
donde ya no es posible ninguna experiencia (o no una tan rica como la que hemos conocido en la Tierra)…
y quizá “tenemos que” crear la ilusión de volver a empezar de cero…
experimentando la separación en niveles más y más precarios…
en estas ilusiones proyectadas sobre la pantalla-mente del cosmos
(en estas civilizaciones que van saliendo del capullo del primitivismo espiritual, como ahora sucede aquí,
y que en dicho movimiento tienen muchas opciones abiertas).

Así que “el ser humano” ha proyectado durante mucho tiempo,
en el mismo acto,
las mismas cosas sobre Dios y sobre la vida:
– “la vida es sufrimiento”,
– “la vida castiga”,
– “Dios castiga”…
– o que “la vida necesita que ocurra algo muy preciso para poder seguir siendo vida”… porque “la vida es insuficiente”… es decir, puede no haber suficiente vida/Dios…
– o que “Dios (Eso Más Grande) necesita o exige algo de nosotros”…

Así es como parece que llevamos “actuando”,
mucho tiempo,
en el “modo separación”,
para crear esa experiencia tan extraña y tan rica
…esta especie de “pintura” que hacemos con el ego
el ego que va “avanzando”…
avanzando en esa experiencia que vemos en gran medida plasmada con la creación de civilizaciones
e instituciones
que de cierto modo “superan” por ejemplo al primer “comunismo primitivo”
de la horda primitiva…
para luego, ahora, poder trascender más y más lo físico…
habiendo desarrollado más (o expresado más) lo mental-tecnológico-conceptual…

Y al final…
cuando ahora atravesamos estas épocas críticas, en el sueño mental de este planeta…
estas épocas donde se decide la misma existencia de la especie…
… ahora se nos dan lógicamente las revelaciones “de urgencia”
(como pueda ser el curso de milagros)
… para que afinemos el oído acerca de esa cuestión:
que la vida no tiene en realidad más propósito que el que le demos,
ya que, como sabemos,
todo ocurre como si de cierta manera solo hubiera dos propósitos (o significados, o “contenidos”):

amor o miedo.

Y lo dicho,
que “Vida” es al final un sinónimo de amor,
y por tanto de libertad.

____
* Esta rápida observación sobre la función y el propósito es de las cosas sueltas más divertidas que podemos encontrar en los libros de Walsch, cuando se habla de la vida.

Publicado 14 septiembre, 2016 por qadistu en ¿?

Etiquetado con , , , , , , ,

Invitación a leer uno de los documentos sobre nuestros espíritus interiores (El libro de Urantia: doc. 110)   2 comments

almendro en flor

Almendro en flor, 2016, centro de España, invierno.

(Este documento del libro de Urantia, que trata sobre nuestros espíritus, es el nº 110; y la lista con todos los capítulos en formato audio y otros enlaces se puede encontrar aquí.)

El libro de Urantia, como cualquier revelación, da algún tipo de detalle sobre el objetivo de nuestra “búsqueda”… o a veces suscita intuiciones a ser completadas por nuestros espíritus [esos espíritus que en el libro de Urantia se llaman Ajustadores, y que están destinados a ser una sola unidad con nosotros, indistinguibles… –y de los que por tanto diríamos que “son nosotros”].

De este objetivo dependen en realidad (o cuelgan de él) todos nuestros “deseos” en la Tierra, todas las preocupaciones aquí, etc…

El logro final -una cierta FUSIÓN- amplía por un lado:
– nuestras capacidades como personalidades (personalidades cuya “definición” y cuya existencia “eterna” consiste en integrar cuerpo, mente y espíritu)…
– y amplía también las “capacidades” de ese “fragmento” divino, o espíritu interior, que nos habita para de cierto modo permitirnos que podamos elegir ya “salir de toda ilusión de separación”…

Por tanto, es así como “crece” aquello que ya es pleno (“Dios”), y que solo puede extenderse, crecer.

El logro de la fusión realmente pone fin a “La Búsqueda”.

Este “logro” no tiene por qué suceder en este cuerpo, ya que, como se ha revelado desde siempre en este planeta… : “En la casa de mi Padre hay muchas mansiones [o moradas]”.

De hecho, se nos revela (y vemos patentemente) que lo normal es que no suceda aquí, en las tierras, en los planetas… pues, como confirma esta revelación, existe un tipo de muerte “en explosión de luz” que es el resultado visible de esa fusión cuando esta tiene lugar en un planeta como este.

Por eso -entre otras cosas- nos contaba Cristo-Miguel en su curso de milagros que el conocimiento pleno no es posible en esta Tierra.

Y por eso las revelaciones vienen para invitarnos a “retirar todo miedo”…, y en particular vienen con ciertos datos más concretos, como aquellos donde informan de que existen ciertas “etapas” en una cierta progresión (y recordemos que “desde Dios” ya todo ha sucedido en gran medida, y que por eso se puede esbozar algo sobre la estructura de lo que la Mente Que Sueña ya se ha inventado en tanto que camino cíclico de vuelta a la Unidad).

En esas ciertas etapas seguimos de cierto modo “progresando”… pero como personalidades -si así lo elegimos-, y en mundos más “espiritualizados”.

Así que la fusión puede ocurrir (nos la fabricamos) a veces desde aquí mismo, desde nuestro cuerpo más terrenal… y diversas tradiciones tienen registrada una especie de explosión de Luz. En la tradición budista y seguro que en muchas otras existe esto… así como se alude a ello con los “carros de fuego” bíblicos, que precisamente son los citados (ver abajo) en el libro de Urantia como ejemplo de ese tipo de “explosión de Luz” que sustituye a la muerte cuando los seres están muy “espiritualmente integrados”.

Ese “logro”, ese evento de la fusión, es pues el mayor regalo que buscamos… es pues el hecho de “fusionar” con una especie de “parte” del Dios central prepersonal…, esa parte que ya habita en todos los humanos normales -en este estado de la evolución del sueño terrestre… tal y como también se revela en este libro.

Así que, volviendo atrás:

– por el mero hecho de estar aquí, ya vemos que tenemos y que fabricamos la experiencia de “ser personales” en un mundo finito. Para eso es todo este espectáculo cósmico de estar aquí, cada mente, proyectando universo, pulsando en esa “versión exterior” de Dios (distorsión o desdoblamiento de Dios), a cada instante…

– y sucede que la “Personalidad” Infinita (la Fuente-Centro Primera), que nos dio “todo”… que nos dio todo poder creativo… no puede hacer eso de “ser personal finito” más que indirectamente a través de nosotros. Así que por tanto se nos “necesita” para que de cierta forma “Dios” pueda “verse” a Sí Mismo, pueda individuarse o personalizarse… “viéndose” o “entendiéndose” a Sí Mismo, a Sí Misma, desde este ilusorio “afuera” (el que aquí proyectamos, en la pantalla de la también ilusoria Mente Única).

Estamos pues en la experiencia de “desdoblar fuertemente” dichos potenciales que, de cierto modo, “surgen” como sombras de la divinidad (distorsiones que permiten explorar)… y que dan lugar a las “deliciosas” experiencias relativas a:

– las cosas y la materia (los cuerpos… con esas tan diversas y siempre únicas variaciones que vemos en las especies, hábitats, movimientos, relaciones…),

– la mente y sus significados…,

– lo espiritual y los “valores”… es decir, todo lo que conlleva el hecho de ser para siempre una especie de Relación Única… ya que somos para siempre seres con un solo Origen… y por tanto finalmente con una sola “Confianza”…
etc…

Así que, al final, todo esto es para ofrecerlo como “regalo” cuando la experiencia se va integrando gracias a que damos nuestro simple consentimiento.

Y ese ofrecimiento no es pues ningún “hacer”, sino el reconocimiento del -el agradecimiento por- el regalo del Valor de la Experiencia en sí misma, pura.

«Cuando un ser humano ha terminado los círculos de consecución cósmica [o “logro cósmico” podríamos decir], y además, cuando la elección final de la voluntad mortal permite al Ajustador completar la asociación entre la identidad humana y el alma morontial durante la vida física evolutiva, entonces estos enlaces consumados del alma y del Ajustador pasan independientemente a los mundos de las mansiones, y desde Uversa se emite el mandato que asegura la fusión inmediata del Ajustador y del alma morontial. Esta fusión durante la vida física consume instantáneamente el cuerpo material; los seres humanos que pudieran presenciar este espectáculo solo observarían que el mortal en vías de ser transferido desaparece «en carros de fuego». (apartado 7, documento 110)