Archivo para la etiqueta ‘emoción

¿Cómo realizamos la separación entre mente y corazón, en el contexto usual de “maltrato emocional”? Un ejemplo “infantil”: una niña visita una residencia de ancianos   Leave a comment

[botón para la escucha de este texto desde aquí mismo:]
( Enlace para oírlo y descargarlo en ivoox )

seta

Hemos dicho que vamos a utilizar el ejemplo de un niño, una niña, que va de visita una residencia de ancianos.

Pero, antes de nada, recordemos esto: no hay víctimas, pero que sí hay un trato “malo”, y que por ejemplo el caso del maltrato físico es en realidad menos importante que el maltrato emocional, que está normalizado… y que en realidad podríamos decir que abarca al maltrato físico.

El “maltrato” en general fomenta cierto tipo de elecciones que quitan poder y que quitan de la vista posibilidades… frente a otras elecciones que fomentan la mayor apertura posible de uno mismo hacia sí mismo (hacia “dentro”) y de uno mismo hacia el mundo (hacia “fuera”).

En el caso del maltrato físico, es muy sencillo sentirnos justificados (y más si somos pequeños) en fomentar pensamientos miedosos, de impotencia, y en general “interpretaciones miedosas” del mundo.

Por tanto, eso es “maltrato”, es “hacer el mal”, no porque sea “malo en sí” (pues en realidad la maldad no es verdaderamente lo real), sino porque con esas ideas y actitudes relacionadas con el “castigo” (que son unas ideas y unas actitudes que el maltrato físico de cierta forma intenta “imprimir” en las mentes de todos)… con esas ideas… fomentamos la impotencia, es decir, se fomenta por ejemplo que los niños se sientan justificados pensando que no pueden, que no valen, etc.

En general, el miedo gobierna en cualquier atmósfera de “maltrato”, más o menos, y por ello, por si acaso… para defendernos… para que no nos caigan más golpes o más “incomprensión”… no nos permitimos expresarnos –no nos permitiremos expresar sensaciones, sentimientos, opiniones, etc., ya que no esperamos nada bueno si lo hacemos–.

Y la situación de “maltrato emocional” es lo normal en la infancia, donde, “como son pequeños” hay excusa para no preguntar a esos “pequeños” cómo se sienten, qué opinan, qué les gustaría hacer (aunque luego en realidad eso no se pueda hacer, pero al menos preguntar, “contar con”).

Con los niños a menudo hay “barra libre” para todo. Como son pequeños, todo da igual, y los adultos se han criado en esas mismas atmósferas en las que otros adultos tampoco “tenían tiempo para tonterías”, así es que todo el mundo sigue sin poder hablar de lo evidente.

Entonces, pongamos que un niño, o digamos una niña, para variar, visita una residencia de ancianos.

Quizá siente tristeza.

Quizá esa tristeza es natural, mostrando una especie de duelo.

¿Duelo? Sí, duelo ante una muerte que ya es muy real, pues los ancianos que ya están retirados o apartados en residencias, ya no tienen en gran medida “relaciones personales”… y tampoco son víctimas más que de sí mismos… pues en general son ellos mismos quienes se han hecho eso a sí mismos. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Los niños… esos locos bajitos… ¿o esos dictadores bajitos? La importancia del hogar. Cómo casi todos los niños son (lógicamente) abandonados emocionalmente (maltratados). Más sobre la necesidad de un “carnet” de padre/madre. El maltrato emocional   2 comments

— Botón para escuchar desde aquí mismo este artículo leído:
Enlace para ir a descargar o escuchar en ivoox este audio

niño con pistola (yo)

Servidor

Antes de exponer un ejemplo muy concreto (el mío) que nos dará una idea muy buena de lo fácil que es abandonar a los niños “emocionalmente” y “sin querer”… antes de eso… vamos a hablar del contexto más en general.

Es muy importante contextualizar bien este tema, ya que el hecho de que venga al mundo “un nuevo ser”… como se suele decir… es algo extraordinariamente singular… si lo podemos decir así.

¿Por qué?

Ese ser es una especie de “anti-adulto”; es decir, no se puede relacionar con los adultos en el nivel de la convivencia usual… pues por ejemplo un bebé no nos puede preguntar si nos apetece que justo ahora se ponga a llorar… o a tener hambre… etc.

Así es que tenemos que tener claro que solo estamos describiendo, no “victimizando”.

Es decir, vamos a hablar de ser unos “mal-nacidos”, pero en su sentido objetivo, sin juicios… ya que simplemente hay formas de nacer “malas”, en el sentido de que se nace en atmósferas que fomentan el mal, es decir… que fomentan que los niños justifiquen o alimenten la pena, la victimización… el dolor… el sufrimiento… la enfermedad… etc.

Como es evidente, esas atmósferas son infinitamente variadas, y pueden contener uno o todos estos ejemplos de “cosas que fomentan el mal”:

  • los niños no deseados o no del todo deseados (por ejemplo es mi caso, que soy hijo de madre soltera, una madre que tenía poco claras las cosas y mucho miedo… y que estaba en parte rodeada de un ambiente de culpabilización, etc.)…
  • o los que nacen en una gran pobreza…
  • los que nacen en ambientes de claro maltrato hacia ellos… o de maltrato y desamor entre las personas que les cuidan…

Sabemos que, aunque desde la perspectiva del “alma” en realidad no hay víctimas… no por ello se justifica que seamos cínicos, “inhumanos”…

Si describimos y miramos de la forma más tranquila posible lo que realmente pasa… entonces quizá podamos “elegir de nuevo”. Pero si ni siquiera estamos dispuestos a mirar tranquilamente lo que pasa… quizá no podamos sentir cierta claridad necesaria.

Es muy fácil abandonar a los niños, y de una forma aparentemente muy sutil… es decir, de forma “emocional”, pues el maltrato físico (hambre, golpes, etc.) ya es un “abandono” evidente. Leer el resto de esta entrada »

Publicado 11 septiembre, 2017 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , , , , , , , ,

El significado de “reencarnación”… y ser “creadores” (en torno al libro de Urantia y a Seth)   Leave a comment

[Este texto en formato audio, para escucharlo aquí o para ir a descargarlo:
Ir a descargar ]

flor

1. El significado de “reencarnación”

1.A. Situando el problema: el mundo al revés: cuerpos-holograma; interpenetración
1.B Situando el problema: apunte sobre los tipos de muerte
1.B.a. Breve nota sobre un aspecto de “lo material”
1.C. La pulsación en los espíritus-mente de la Ministra y otros temas básicos
1.D. El problema de “aceptar” la reencarnación en tanto que aceptar el alma; la expansión de la consciencia como creación de distintos regímenes de “aceptación de los eventos internos”
– Notas

2. Ser “creadores”

___
_

1. El significado de “reencarnación”

Quizá lo más importante del concepto de la “reencarnación” es su carácter práctico.

¿Por qué?

Porque si nos permitimos explicar de alguna manera lo que verdaderamente significa “reencarnación”, entonces se explicará “científicamente” por qué experimentamos algunas de las reacciones “absurdas” que tenemos ante personas concretas que puede ser que casi ni conozcamos.

Y esas reacciones son tanto para “bien” como para “mal”, pues a una persona desconocida la podemos percibir en un momento dado claramente como alguien que nos resulta muy fácil de tratar… o bien lo contrario, como literalmente alguien que “no soportamos”.

1.A. Situando el problema: el mundo al revés: cuerpos-holograma; interpenetración

Imaginemos “el mundo al revés”, es decir, el mundo desde la mente, desde lo invisible.

Entonces tendríamos que empezar a concebir que todos somos cierto tipo de “hologramas”, por mucho que nuestro cuerpo, nuestro tipo de cuerpo, nos parezca ahora muy “pesado” y muy dependiente de su historia… tan asociado como está a los elementos “inertes” y a una línea de tiempo.

Entonces, el concepto de “materia” sería solo lo que nos decimos entre nosotros aquí, nosotros, que al estar tan identificados con la densidad de los cuerpos… proyectamos nuestras ideas sobre todas las cosas… ya que realmente seríamos esa especie de hologramas que no experimentamos en tanto que hologramas, ya que nos parecen muy definidos, con tantos detalles.

Imaginemos que en vez de un cuerpo fuéramos una especie de campo que “crea” lo físico, y donde constantemente se están individualizando hologramas-cuerpos, y de entrada el “nuestro”.

Ese campo estaría además totalmente interpenetrado con los demás campos invisibles de todas las demás “cosas” que parecemos ver.

Y en gran medida podríamos empezar a considerar que en último término es esa interpenetración lo que vuelve posible la existencia, en el mundo externo, de toda esa gran cantidad de detalles que vemos en la composición de las cosas y de los cuerpos… de sus historias… en el sostenimiento de las relaciones entre las cosas y las aparentes causas y efectos que vemos fuera… en las historias personales e impersonales de todos los cuerpos que parecen estar fuera de nosotros.

El hecho de que nuestra entrada, en este mundo de hologramas físicos, esté tan casi absolutamente restringida a consistir en nacer a través de un cuerpo, el de una madre…, no quiere decir que la verdad sobre este mundo la tengamos nosotros y nuestras ideas y distorsiones en forma de ideas y conceptos (por eso existen las revelaciones).

En realidad, nuestro cuerpo-holograma sería simplemente un canal para que surja aquí “fuera” la expresión de unos patrones internos a nuestra mente… en una especie de experiencia que en esencia no es física. Esa experiencia podríamos decir que de alguna manera creemos que necesitamos vivirla… o que necesita ser compartida o revisada aquí, o en algún otro sistema de realidad. Leer el resto de esta entrada »

Protegido: Un curso de amor. 18. La mente comprometida   Leave a comment

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Protegido: Un curso de amor. 9. El regreso del pródigo   Leave a comment

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

¿La defensa del ego llamada “sublimación”? (¿necesitamos hablar de “sublimación”?). Los observadores cambian el PROCESO de observación, antes de cambiar lo observado   2 comments

imagen corazón en círculo

Vamos a comentar un texto hallado en facebook, que trata sobre las defensas del ego.

De ellas ya hemos hablado algo por aquí.

¿Por qué lo comentaremos? Porque habla de “sublimación”, y aquí o en otros textos vamos a ver si necesitamos definir por separado esa otra “posible defensa”, aparte de la negación y la proyección… o bien vamos a ver si simplemente necesitamos hablar solamente en el caso en que el ego la use para atacar nuestro “camino” de despertar hacia la realidad.

Quizá podemos decir que con eso que a veces llamaríamos “sublimación” pretendemos “quitarnos realidad”…, así como queriendo evitar el sentir… es decir, el aceptar y dejar pasar nuestros sentimientos… cuando estos hayan de pasar por nosotros sin bloqueos… y si es que no los queremos (como pasa con el miedo).

De todas maneras, para mucha gente —y para mí también— quizá sea muy importante poder hablar claramente de “sublimación” en tanto que posible “gran defensa del ego” —como otro cierto “auto-engaño” más.

¿Qué sería lo esencial de esta “defensa”, si la separamos?

Pues parece que es muy elemental, quizá, y que nos lleva a dirigirnos a la cuestión de…: ¿quién dejamos que use nuestras “capacidades”, nuestros trabajos o tareas que dirían algunos más “sublimes”? ¿Las dejamos siempre “en manos del ego”… o en las del Origen?

¿Con quién juzgamos algo como “mejor”, “peor”?

Así que tenemos detrás la cuestión de siempre: ¿para qué?

¿Para qué hacemos esto que por ejemplo parece “artístico”?

¿Esto que hacemos que tipo de apegos refuerza?

¿Refuerza nuestro sentido de ser especiales?

¿O simplemente nos estamos mostrando a nosotros mismos un mínimo amor o cuidado… que sí que nos sienta bien en este camino del despertar?

Y entonces… ¿esto potencia nuestra “elevación”, en el sentido de facilitarnos “estar mejor”… más lúcidos en este “camino” de “aprender a elegir”… aprender a elegir “nuestros” sentimientos… una vez que vamos discerniendo entre el miedo y “lo otro” —que es aquello que en el fondo aquí no podemos realmente conocer del todo —el amor?

[Abajo del todo va una nota larga* para hablar de las defensas, a modo de introducción.]

Así que ahora intento decir algo sobre “sublimación”… citando el breve texto del que hablábamos, paso a paso:

La tercera defensa es la sublimación. El ego te dice “no sientas”, porque si sientes sufrirás.

Y bien cierto es que no queremos sentir, realmente. No queremos sentir todo lo que de verdad queremos, es decir, nuestros “deseos más profundos”… aquellos que nos hagan o permitan ser más coherentes… más integrados.

Es entonces cuando quizá lo que sí intentamos hacer es “sublimar”… en el mal sentido de sublimación.

Incluso podemos estar haciéndolo con los “caminos espirituales”… y con el curso de milagros mismo… con el cual podemos estar usando las palabras para no ir más allá de estas… para sublimar en el mal sentido de sublimar: para no sentirnos con más y más poder de “gestionar mejor nuestras emociones“, permitiéndonos así cuidar mejor nuestro acceso a la Unidad, de nuestro acceso a ese sentimiento real desde el cual nos damos cuenta de que nosotros “creamos” la experiencia de nuestras vidas.
Leer el resto de esta entrada »

La increíble experiencia de entregar el amor al Amor: un “tipo” de oración   Leave a comment

Amour, graffiti de Marie A.-C., en Flickr.com

Bárbaros que torcieron destinos en la red de mi ego,
red en piedra que estalla en el centro-insecto, 
formando tu rostro de cera las abejas huidas.
Explosión.
La autonomía pura de tus besos
chocó con el cristal-corazón,
en la última mirada,
esta vez 
otra vez eterna.

La “oración”… rezar… es entregar a la Luz interior, mentalmente, todas “nuestras cosas”… todas las cosas que podamos… todas las que nos hagan especiales… especiales para bien… y para “mal” (quejas… iras… y también amores… “bienestar”…).

Eso, orar… la verdadera oración… según UCDM… no necesariamente destruye nada; es decir, no tiene por qué suponer el fin de nada… por ejemplo el fin de la relación concreta donde o bien nos quejamos…, o bien odiamos…, o bien amamos… etc.

Cuanto más intensidad haya en esas cosas especiales “a entregar”… mejor, quizá… —por ejemplo ese sentimiento de amor.

Cuanta más “emoción” esté asociada quizá a ese presente… o a esos recuerdos… a los recuerdos de esas cosas especiales que nos unen o unieron con alguien… entonces… esa experiencia “interna”… cuanto más intensidad en ella… quizá mejor a la hora de orar.

Nos vamos mentalmente, como siempre, a la Luz… a entregar todo eso… con plena disposición a soltar… plenamente dispuestos a que Él —el “Espíritu Santo”— haga lo que quiera con nosotros, con ello… con todo, para siempre.

Como siempre: rendidos ante el Amor…, ese amor que no es de este mundo, gracias a Dios :)… pero que tan bien aprovecha nuestros amores —y nunca sabremos ni tendremos que saber exactamente qué hizo Él con esa energía en concreto… con tanta energía… colapsando tiempos en miríadas de mundos… con esa energía “enorme”… energía que, ilusos de nosotros, “oficialmente”… en el colegio…, en “la educación”…, la humanidad no nos hemos contado, informado… no del todo… a sí misma… que sea algo que literalmente “mueva montañas”: la emoción.

«La oración es un camino que el Espíritu Santo ofrece para llegar a Dios.
» No es meramente una pregunta o una súplica. Y no tendrá éxito hasta que no te des cuenta de que no es para pedir nada.»
(…)
«Y recuerda esto; no importa lo que pienses acerca de ti mismo o sobre el mundo, tu Padre Te necesita y Te llamará hasta que vuelvas a Él en paz finalmente.»
[El Canto de oración.
(anexo a Un Curso de milagros)
traducción por Gonzalo]

Leer el resto de esta entrada »

Publicado 28 agosto, 2012 por qadistu en amor, discernimiento, ego, verdad

Etiquetado con , , ,