Archivo para la etiqueta ‘Urantia

Armando las piezas del estado del planeta: La información del libro de Urantia como contexto de nuestra revolución tecnológica, de la existencia de ayuda suplementaria “extraterrestre”, y de la naturalización de medidas antihumanas de toxicidad sistemática: radiaciones, guerra de sexos, etc.   Leave a comment

( Enlace al audio en ivoox con la lectura de este texto )

foto-árbolesVenimos hablando del aviso que se nos da, a los humanos, sobre las tecnologías que no controlamos y que están relacionadas con el gobierno global del planeta y con el proceso natural de espiritualización de nuestras mentes*.

El libro de Urantia nos da la base con la cual podemos pensar este mundo y los extraños automatismos que vivimos hoy.

Vivimos en una especie de continua revolución tecnológica que en parte está dirigida por nuestra compulsión a comprar y a renovar aparatos (los automatismos del “mercado”).

¿Pero de dónde surgen las decisiones, las ideas y las tecnologías que realmente se implementan a través de esa renovación revolucionaria o casi revolucionaria que nosotros, casi como hormigas, activamos comprando “libremente” en el supuestamente “libre” mercado?

Es decir, ¿de dónde surgen las ideas, las decisiones… de que un momento concreto es el momento para implantar por ejemplo una nueva red de “radiaciones”, como las que en el fondo están implicadas en la existencia de la fibra óptica, wi-fi, etc.?

Mientras los aparatos se renuevan, se introducen nuevos tipos de ondas, antenas, radiación, etc., que no sabemos si son cosas que se están realmente entendiendo, regulando… si se están evaluando los efectos, las consecuencias (biológicas, físicas, mentales…).

Entonces, el libro de Urantia (ELU) nos puede servir de base para poder contextualizar esta especie de “política automática” en la que vivimos, y en general para contextualizar nuestro mundo, la experiencia del mundo a la que a veces parecemos abocados.

Entre las bases conceptuales que nos da ELU, creo que hay que tener en cuenta esto:

1. La rabia acumulada que pudieran tener Caligastia y sus posibles “amigos”, ya que les dejaron sin muchas personalidades que les servían de ayuda (las personalidades llamadas “seres intermedios” y “ángeles”, ya que algunas de esas personalidades –de estos tipos– se pusieron a su servicio, pero ya habrían sido retiradas).

Aclaremos que Caligastia es un personaje que ELU nos revela como un elemento fundamental para entender nuestra historia concreta humana (en parte la existencia misma de la civilización, y cosas así de fundamentales).

Es decir, este personaje entra dentro del esquema normal de evolución planetaria, ya que fue el administrador espiritual “jefe” en una etapa temprana de esta “evolución de la consciencia” que vivimos aquí los seres inteligentes –aquí y en todo mundo o sistema de realidad habitado–.

Este administrador quiso llevar por su cuenta los planes de elevación de la mente en este mundo, rompiendo el guión de evolución progresiva, etc. Y aunque ELU revela que el poder de este administrador ha sido ya anulado en parte… no lo está totalmente… ya que sigue existiendo (y aunque no siguiera existiendo, sus conocimientos y sus propósitos podrían estar parcialmente en sus asociados, de los que ahora hablaremos).

2. Caligastia es un gran experto en biología, por así decirlo.

Es decir, es una especie de experto en genética, y de una manera que nosotros nunca podremos alcanzar como seres humanos, es decir, a unos niveles que no comprendemos, ya que tienen que ver con el manejo técnico de la sutil correlación entre la mente y el cuerpo.

Recordemos que los seres como los de la orden de Caligastia han de estar formados en las técnicas llamadas “de repersonalización”, que son utilizadas en Jerusem y en ese tipo de esferas. (Estas esferas, a las que aludimos aquí, son las siguientes moradas de nuestra personalidad cuando de alguna manera elegimos seguir la carrera ascendente en lo que podríamos llamar a grandes rasgos “mundo espiritual”.)

3. ELU dice literalmente que muchos grupos de seres superhumanos se quedaron aislados en nuestro planeta tras la rebelión.

Lo dice aquí:

«67:2.5 […] Muchos grupos superhumanos que se encontraban por casualidad en Urantia en el momento de ser aislada fueron retenidos aquí, y al igual que los serafines y sus asociados, se vieron obligados a elegir entre el pecado y la rectitud…».

Por cierto, quizá hemos de recordar o indicar que por ejemplo “pecado” es un concepto en el fondo “técnico” en ELU, que está despojado en realidad de gran parte de la connotación fundamentalmente humana que podamos proyectar sobre él en un primer momento.

Y esto es así  porque el pecado, como concepto en este libro tan “enciclopédico” y global… tiene que abarcar la actitud de unos seres que no son simplemente “mentes mortales” como nosotros.

Esos seres (como Caligastia) están por ejemplo destinados, por su propio ser (un ser que es su función y su formación)… están destinados intrínsecamente, decíamos… a coordinar o administrar esferas como la nuestra, donde vemos que la mente, en general, tiene que vivir (tenemos que vivir) el drama de la evolución o espiritualización. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios

Invitación a leer el documento sobre los fantasmas (El libro de Urantia: doc. 87)   Leave a comment

almendro en flor

Almendro en flor, 2016, centro de España, invierno.

Cualquier documento (capítulo) del libro de Urantia tiene la capacidad de sorprendernos, ya que en muchas partes del texto siempre hay notas de “visión global” así como datos muy concretos y a veces muy “divertidos” (trágico-cómicos).

El documento sobre los cultos a los fantasmas es un lugar así (es el nº 87, y la lista con todos los capítulos en formato audio y otros enlaces se puede encontrar por ejemplo aquí).

El libro de Urantia, por cierto, revela que todo lo humano depende de nuestra conexión con el “sexto espíritu ayudante de la mente”, que por supuesto nos tienen que contar en el libro que existe, ya que la existencia de los 7 espíritus ayudantes de la mente es algo que no se puede descubrir directamente solo con “ciencia” (es decir, proyectando la ilusión de que “primero-es-lo-físico-que-está-afuera”) –aunque sea algo fundamental, en el sentido de que sin esos circuitos espiritual-mentales nada existiría (al igual que nada existiría sin la Fuente Central, u Origen de puro espíritu infinito).

Estos 7 espíritus forman a su vez de cierto modo el “cuerpo” espiritual de una especie de “Madre espiritual” que tenemos todos por igual, en la que vivimos y nos movemos como Mente…

Esta “Madre” forma parte, por así decirlo, de la “Tercera Persona” (llamada Espíritu Infinito)… siendo dicha Madre la “parte” de la Tercera Persona que está localizada en y para nuestro sistema de mundos habitados… habitados por lo que en Urantia se llama “mente volitiva”, y que es definido con precisión y sencillez en el libro (esta Tercera Persona, en la Fuente Central vista como trinidad, es de cierto modo la Relación pura en tanto algo que “actúa” para la conexión… la relación del “ES” puro, tras la individuación Primordial).

Todo depende, pues, de ir reconociendo, como siempre, que somos mente-espíritu, lo cual provoca que los cuerpos (esa otra parte nuestra fundamental) estén “conectados” en circuitos espirituales y mentales que de cierto modo son previos a todo experimento o experiencia universal.

Es decir, no son “antes los cuerpos”, sino que de cierta forma son antes las “corrientes-circuitos” (o, digamos, las relaciones puras) que nosotros empleamos para poder co-fabricar estas experiencias con otras “almas”, en estas series de vidas más o menos “dementes”, en unas vidas que son a la vez secuenciales y simultáneas.

Entonces en este documento 87 sobre los cultos primitivos se habla de la génesis de la religión a partir de un simple culto negativo a los fantasmas, a los que les atribuimos poder para regular la “mala suerte”.

Los fantasmas eran en principio siempre algo a ser temido, más que otra cosa. Y luego, en un fenómeno más tardío y más “progresivo”, la mente única que sueña en este planeta se inventó con mucha intensidad la dualidad de “espíritus buenos y espíritus malos”, como se cuenta aquí.

Así que entonces:

«EL CULTO a los fantasmas se desarrolló como una compensación a los riesgos de la mala suerte».

Y:

«La religión representa la adaptación del hombre a sus ilusiones sobre el misterio de la casualidad. El miedo a los espíritus, y su adoración posterior, fueron adoptados como un seguro contra las desgracias, como una póliza de prosperidad».

Como se ve en otros documentos, todo lo humano depende de que nuestra mente (conectada como está con el espíritu de la adoración, que es esa parte 6 del “cuerpo” de la Ministra Divina):

  • puede crear ilusiones, y así, nos fabricamos por nuestra cuenta un entorno ilusorio de espíritus-fantasmas.
  • y todo lo humano también depende de que nuestra mente tiene la capacidad de concebir y personificar el concepto de la CASUALIDAD, que convierte en concepto al “misterio” con el que convivimos todo el rato: ese misterio que tiene que ver con el mero hecho de lo que quizá llamaríamos “capacidad de aislarse uno mismo en la sorpresa”… en la sorpresa de no poder controlar las condiciones físicas de una manera simplemente “egoica” (placer-dolor).

Ese entorno de espíritus en realidad está fabricado, lógicamente, con nuestras proyecciones muy mental-ficticias -ilusorias.

Estas proyecciones quizá estuvieran más o menos motivadas y fueran periódicamente reforzadas por “visiones reales”, por el tipo de visiones que suponemos que existirían al igual que hoy existen esas proyecciones que llamamos “fantasmas”, de muchos tipos… y que se trata de ese acontecimiento mental que nos podría informar tanto sobre la naturaleza del universo y los niveles ilusorios de consciencia por los que pasamos de vida en vida en el tiempo lineal ilusorio (ya que todo es al final consciencia).

Estas proyecciones tan fundamentales, o fantasmas, diríamos (ya que estamos, por cierto)… diríamos.. que son parte de la Mente Única en estado de transición, y son muy a menudo “percibidas” por mucha gente en el planeta (percibidas = proyectadas, pues como sabemos toda percepción es proyección).

Entonces, nuestra evolución a partir de los cultos a un solo tipo de espíritus-fantasmas se dio así:

«Pero el hombre no se contentó con coaccionar a los fantasmas; pronto intentó forzar a los espíritus a actuar mediante los rituales religiosos y otras prácticas».

Y así tenemos el fruto más evolucionado de la religión, en la rama que llamamos “religión evolutiva”, que luego es “contrarrestada” y está destinada a ser “fertilizada” y finalmente disuelta por la “religión revelada”, es decir, por la actuación interior (desde el interior del universo de universos) de diversas revelaciones y relaciones constituyentes de nuestro “ser seres trinos: cuerpo – mente – espíritu”:

«En la religión, el programa negativo del apaciguamiento de los fantasmas precedió de lejos al programa positivo de la coacción y la súplica a los espíritus. Los primeros actos de adoración humana fueron fenómenos de defensa, no de veneración. El hombre moderno estima que es sabio asegurarse contra los incendios; el salvaje pensaba también que la mejor sabiduría consistía en asegurarse contra la mala suerte provocada por los fantasmas. Los esfuerzos por conseguir esta protección dieron forma a las técnicas y los rituales del culto a los fantasmas.

Y al evolucionar, sucede que:

«La religión del hombre ya no era completamente negativa, ni el hombre tampoco se detuvo en sus esfuerzos por conseguir la buena suerte; poco después empezó a idear proyectos para forzar a los espíritus a cooperar. Las personas religiosas ya no están indefensas ante las exigencias incesantes de los fantasmas espíritus imaginados por ellas mismas; el salvaje empieza a inventar armas para obligar a los espíritus a actuar y forzarlos a que le ayuden».

Y finalmente podemos extraer estas citas:

«El hombre moderno ya no intenta coaccionar abiertamente a los espíritus, aunque todavía manifiesta cierta predisposición a negociar con la Deidad».

«El culto es la estructura esquelética alrededor de la cual crece el cuerpo vivo y dinámico de la experiencia espiritual personal — la verdadera religión».

«Almas en la frontera» (Pensando lo transicional a partir del libro de Urantia, por David Carrera I.)   1 comment

Copio aquí en mi blog este mensaje de una persona que participa en la lista de correos “el rincón de urantia“, de la Asociación Urantia España (David Carrera).La versión en PDF, con índice, la elaboré a partir del texto de abajo, y se accede a ella en este enlace:
Almas en la frontera.

El texto fue enviado el 2 de junio de 2015 a partir de todo lo que se había comentado en un hilo de mails de esa lista, un hilo sobre lo transicional…, sobre el estado posible de nuestra alma en transición.

Es decir, el texto de abajo casi no se puede entender si no se ha leído un poco el libro de Urantia (a este libro lo llamaremos LU a veces, y el texto abajo lo llama simplemente “Urantia”)

Por ejemplo, el estado de ser nombrado “morontial” o “moroncial” es un estado que de cierto modo nosotros entenderíamos como “intermedio” entre lo material y lo espiritual, y que bautizan así los reveladores, con esa palabra nueva, que no es ni “material” ni “espiritual”.

Ese estado sería lo que se vería involucrado en todos los “encuentros” raros (apariciones, comunicaciones…) que aquí a veces parecen trastocar la lógica usual de la percepción.

Ese estado morontial sería algo que manejan, o sería digamos que el “elemento”, el “agua”… en la que viven o “trabajan” muchos de los “agentes espirituales” que son nombrados en LU: Ajustadores del pensamiento, ángeles, personalidades que sobrevivieron para la eternidad, etc.

 ___
_

Índice de “Almas en la frontera”:
– introducción
– Redefiniendo
– ¿Muerte de qué?
– El detalle que lo cambia todo
– Redefinición de muerte física
– ¿Qué mente habrá?
– ¿Qué “pone” el libro de Urantia?
– Idea clave para no encontrar contradicción en Urantia respecto al tema de la muerte
– ¿Por qué los reveladores no han sido más explícitos?
– Limbo y purgatorio
– Curiosidades
– Experiencias al borde de la muerte
– Misterio desvelado
– Imposibilidades concretadas
– Lecturas meticulosas
– Comunicación vs. contacto
– ¿Dónde Urantia restringe las posibilidades de contacto?
– Entender el proceso de la vida incluye comprender el proceso de la muerte
– ¿Qué es un estado de ser transicional?
– La frontera existe en todo el universo
– Cuestiones técnicas
– Redefinición de muerte según contexto
– Perspectivas equilibradas
– Ensamblajes y desensamblajes parciales
– Condiciones necesarias y condiciones suficientes
– Un estado de ser transicional en el planeta
– El aburrido cientifismo
– Posible visión de realidades moronciales con nuestros sentidos actuales
– En la frontera
– El sueño plácido
– Transferencia de identidad
– Piezas de puzzle
– Casuísticas de la vida y de la muerte
– Combinaciones juez – ajustador
– Visión ampliada y leyes cósmicas
– Muerte por fases
– Lo único que no está en la frontera
– Resumen

Vives toda tu vida dentro de una casa a la orilla del mar, pero la casa sólo tiene una ventana y da a tierra.

Oyes las gaviotas, oyes el ruido de las olas pero ni te imaginas qué lo produce porque nunca has visto el océano.

Un día, tienes que abandonar la casa. Y lo que parecía ser una experiencia traumática te brinda un espectáculo inimaginable. Observas absorto un océano limpio, inmenso y plateado, una línea de horizonte perfecta y ves un barquero que espera sonriente a llevarte a otra tierra que promete ser espectacular.

Antes de montar en la barca pides un breve paseo por la costa, quieres despedirte en condiciones de la tierra que viste desde aquella ventana, y quieres ensimismarte un poco más con las olas, ya que no parecen ser iguales océano adentro.

Desde tu nueva vista observas a otras personas en la orilla, y sientes que algunas llevan demasiado tiempo allí. Deberían estar de paso, como tú. Lo que percibes es que esas personas todavía tienen asuntos que resolver.

El límite entre lo físico y lo moroncial está lleno de olas y el espectáculo de poder ver dos mundos totalmente distintos a simple giro de cabeza, percibiendo una brisa y unos aromas nunca sentidos, resulta insustituible.

 

 

ALMAS EN LA FRONTERA

 

REDEFINIENDO

 

Dejemos aparte la introducción de conceptos nuevos como «moroncial», «absonito», etc.

Cuando los Reveladores han efectuado esta revelación, ellos, como buenos profesores, no han dudado en redefinir multitud de términos de uso corriente.

Leer el resto de esta entrada »

“Mundo perdonado” y cómo verlo, sentirlo (con El Libro de Urantia): la evolución. Una nota sobre Urantia   Leave a comment

imagen corazón en círculo

Paradójicamente, “pensar” a veces también puede servir para perdonar, o para abrir camino hacia el perdón… para abrir espacios para el perdón.

No por nada ocurre que, desde haber encontrado el curso de milagros o Ho’opono-pono, ya mucha gente nos habremos hecho a la idea de que “la verdad” de toda esta historia iba a ser de entrada esa (el perdón).

Es así. Así lo vamos comprobando cada vez más y mejor: que el “fin último” de cualquier cosa en el mundo puede encontrarse muy fácilmente dentro del “concepto” de “perdón”, maravillosamente ampliado en su alcance.

¿Qué herramientas tenemos para ver “mundo perdonado”, para ayudarnos a sentir y ver “mundo perdonado”?

Como ya sabemos, la principal es la “visión interior”, es decir, esa forma de ver comprensiva, “amplia”, a la que podemos unirnos si queremos y que debemos aplicar a nosotros mismos, a nuestra vida, cuanto antes -y la cual podemos “pedir” desde dentro (esa ayuda a la visión que tradicionalmente era llamada “Espíritu Santo”… esa alegría certera, esa paz interior).

Esta “visión” es pues la guía principal para poder ver “mundo perdonado”, y para así no sufrir tanto viendo o sufriendo guerras, crisis… -aunque sí que seamos “conmovidos” al ver o experimentar cuerpos destrozados, violencia, etc…

Y con esta visión basta.

Pero…, también tenemos revelaciones, textos que nos ayudan en ese sentido, pues apuntan a aumentar cierta posible perspicacia espiritual*.

Estos textos como sabemos son recibidos por personas que normalmente no se lo esperan, y a veces los reciben en estados bastante extraños para la lógica del mundo.

Son recibidos en conexión con -digamos rápidamente- “la fuente de las fuentes”, la Unidad o la fuente de la simple inspiración y el conocimiento cósmico que tenemos unificadamente ahí dentro esperando, en nuestra Mente.

Uno de los textos estrella en este sentido es El Libro de Urantia.

Hace muchos años no se me habría ocurrido que el tema de “la evolución” principalmente sirve para “perdonar”.

Es decir, que eso de observar “lo evolutivo”… eso de “pensar evolutivamente” sobre las cosas, la vida y las sociedades, etc., nos iba a servir sobre todo para poder “ver perdonadas” las cosas y el mundo… para poder perdonar toda esta nuestra “creación”… todas estas historias en este planeta y otros…, todos nuestros modos de “civilizar”… todas las civilizaciones en su potencial “progresivo” hacia “algo más espiritual”.

Es sabido que, cuando vemos las cosas de forma aislada -no relacionada– nos rechinan o nos molestan mucho más.

Así funciona la demagogia usual que todos experimentamos en estas sociedades en las que vivimos y que son todavía tan tan primitivas, espiritualmente hablando -donde tanto manipulamos actuando sobre las emociones de la gente.

Y es que no hay nada aislado.

Si leemos simplemente la palabra “esclavismo”, lo lógico y “ético”, a estas alturas, es que experimentemos simplemente un rechazo. Por supuesto.

Pero, mirando a lo largo de la historia, vemos cómo este Libro de Urantia (ELU) lo pone en perspectiva.

Y no es que con ello vayamos a disculpar “el esclavismo”, sino que lo ponemos en perspectiva. Y, viéndolo así, vemos por ejemplo que, antes de la llegada del esclavismo, los prisioneros de guerra eran asesinados y ya está.

Una cosa que parece del todo imperdonable (esclavismo), viéndola en un marco mayor, puede parecer “más humana”.

Una vez que la historia del esclavismo casi ha acabado (aunque hay muchísimos esclavos aún)… vemos que, muy en general, en la historia de los humanos que aparentemente “evolucionamos” en estos sueños mentales que proyectamos en estos tipos de planetas… vemos que… cosas como esta, tienen de cierto modo un papel.

Y de observaciones y “perdones” así, como este, está regado todo este gran libro de ELU. Y claro, por eso esta revelación resulta a menudo muy “iluminativa”, en muchos tramos.

Igualmente podemos observar con menos aversión cosas como “la guerra” (la guerra en general, no las de ahora… tan disonantes y potencialmente tan regresivas).

Saliendo ya un poco del tema, para invitar más a hojear este maravilloso libro de vez en cuando, invito a leer esta cita de las muchas interesantes y simples que hay en ELU. Es sobre el fuego:

«El fuego fue un gran civilizador, proporcionando al hombre el primer medio para ser altruista sin perder nada, pues le permitía ofrecer unas brasas ardientes a un vecino sin despojarse de nada. El fuego de la casa, que era cuidado por la madre o la hija mayor, fue el primer educador, pues necesitaba vigilancia y seriedad. El hogar primitivo no era un edificio, sino que la familia se reunía alrededor del fuego, del hogar familiar. Cuando un hijo fundaba un nuevo hogar, se llevaba una tea del hogar familiar. ELU.69:6.3»

___

* En general también la tan maltratada Filosofía ya tiene ese potencial de “amplitud”…, pues al intentar abarcar, al intentar abrazar todo (por ejemplo dentro de un sistema de conceptos unificado y unificante) podemos -en potencia- lograr un cierto espacio de paz… hacernos a la idea de una paz superior… logrando un espacio desde el cual podamos discernir mejor nuestras opciones, los posibles.

El libro de Urantia: desde romper con nuestra identidad (UCDM), a re-establecerla (UCDA)… pasando o llegando a “informarse” (El libro de Urantia)   3 comments

Una vez leído el libro, creo que la traducción que ahora tenemos al castellano es una muy buena.
El enlace al que lleva esta foto es la página de acceso al texto en internet, dentro de la página de urantia.es (¡gracias!)

El libro de Urantia es también una maravillosa transmisión. Contiene mucha claridad sobre una infinidad de cosas en la historia de este planeta (a tener en cuenta, si sois escépticos, al menos como hipótesis, pues “cuadran” muy bien). Nos puede servir por ejemplo de antídoto contra la sensiblería, para poder pasar, claro está, a grados superiores de “sensibilidad”.

El larguísimo relato final de la vida de Jesús y los hechos en torno a él es maravilloso. Podemos ver dramatizado por ejemplo cómo él en general no quería atraer a nadie con “milagros” (aunque inevitablemente hubo partes de su vida donde precisamente parecía tratarse de eso). Es decir, lógicamente no se trataba de atraer con el resultado más o menos espectacular, exterior, de ese acto interior, supremo, de elegir la Verdad, la Bondad, la Belleza de nuestro verdadero ser (un acto abierto para todos que es lo que naturalmente hemos venido a realizar a la esfera física).

Encontramos por ejemplo algunas claves sobre cómo se eleva la forma en este tipo de universo, sobre el plan de “acción espiritual” en los planetas, que los intenta suavemente acondicionar para la elevación de la forma: las donaciones de diversos tipos de seres que ayudan progresivamente a la “educación” o transformación de las humanidades, una vez que la mente que habite el planeta expresa la posibilidad de adoración, y la elección “moral” (Adanes, “Hijos Creadores”, etc.).

Los planetas, en este tipo de universo, están todos destinados a albergar “mente capaz de adorar”. Así, nos vamos reuniendo progresivamente en tal adoración, tanto hacia dentro como hacia fuera.

Es decir, la “espiritualidad” se expresaría exteriormente y, por tanto, se podría llamar como se hace en Urantia: “perspicacia cósmica”.

Estamos saliendo de un estado de oruga a uno muy diferente “de mariposa” (lo que llamamos por ejemplo estado crístico, o recordar el Cristo, etc.); tal mariposa, lógicamente, no va a tener mucho que ver con la oruga.

Empezamos en estos planetas nuestra carrera ascensional.

Y para ello, vivimos ahora aquí un momento fantástico por lo clara y fácilmente que podemos acceder a las nuevas revelaciones que se nos han dado como ayuda, para facilitar el abrirnos a la conexión más íntima y personal, en el interior, que, “paradójicamente”, nos lleva a unirnos a la voluntad del Todo.

De dos de esos libros, muy importantes, hemos hablado también en este blog. Estas revelaciones constituirían eso que se llamaba “la segunda venida de Cristo” —o como queráis llamarlo— pero una venida bajo la forma de ciertos libros fundamentales.

Demos un cierto “repaso” en tres etapas (llamémoslas: “etapa UCDM”, por Un Curso de milagros; “etapa UCDA”, por Un Curso de Amor… y “etapa Urantia”… por el libro ya comentado):

— Etapa UCDM:
Es curioso cómo muchos tenemos que primero siquiera empezar a deshacer o a ROMPER nuestra IDENTIDAD…, es decir, nuestra férrea identificación egoica con la forma humana, ROMPIENDO claramente ese lazo en su misma base (la valoración de las cosas de este mundo que realizamos inercialmente desde nuestra actitud de separación).
Esto lo hacemos por ejemplo con Un Curso de milagros, ya que para eso fue dado (para insistir de mil maneras en que estamos PERSONALMENTE guiados desde dentro por nuestro verdadero ser que está perfectamente unido a Dios, y que por ejemplo nada de lo que ocurra en la forma nos puede hacer daño).
Este libro fue dado pues como una herramienta para empezar a recordar.
Pero, muy en general, todo lo que ya usamos, consciente o inconscientemente, para llevarnos al momento presente (técnicas corporales, meditación, otros libros, o en general las NECESIDADES físicas…)… todo… nos sirve potencialmente para ayudarnos a romper el lazo que no nos deja OBSERVAR.
De dichas necesidades, en general, habla de una forma muy impresionante el texto del siguiente apartado (UCDA). Las necesidades tienen el papel “sagrado” de hacernos imposible no relacionarnos. Necesitamos relaciones. De hecho Un Curso de amor dice literalmente: “debes perdonar a Dios por crear un mundo en el que no puedes estar solo”).

— Etapa UCDA:
Luego, una vez “ROTO” o básicamente abierto dicho lazo (y a poder ser sin destruir por el mero hecho de destruir, es decir, sin violencia… aunque las interpretaciones y vivencias que, por así decirlo, nos dará nuestro ego de ello serán justo aparentemente “destructivas”…)… luego… una vez roto… si lo necesitamos, podemos usar por ejemplo Un Curso de Amor para comprender más aún los obstáculos que ponemos ante el inmenso cambio de percepción que nos espera.
Esta otra “transmisión de Jesús” sirve para ESTABLECER nuestra identidad, una vez roto el lazo. Ahí se habla muy explícitamente sobre nuestro “estado mariposa”, por ejemplo.
Así, ayudamos a ESTABLECER lo real en nosotros, y por ejemplo afrontamos sin miedo que “no somos cuerpos” —que ellos son ahora una sombra más “a cuidar”, que solo existe para permitir la comunicación.
Un material transmitido que también nos puede ayudar en esta tarea de establecer nuestra identidad… y que en general resuena con estas dos etapas finales… es el que hallamos en Conversaciones con Dios, de Neale Donald Walsch.

— Y si queremos, a la vez, o después, empezar a terminar de “informarnos” :)… está El libro de Urantia, que nos puede dar cierta seguridad…, si lo necesitamos… a la hora de re-conectarnos con nuestro ser, a la hora de empezar a plantearse “hacer solo la voluntad de Dios”.
Este libro nos podría aportar cierta seguridad por el hecho de que nos ayuda a “perdonar” todo “lo material”…, es decir, el comportamiento, la evolución, los hechos de los humanos y las civilizaciones —tan a veces crueles en ese aparentemente absurdo “progreso”, eso que podríamos pensar como progreso.
Como dijimos, es también un gran antídoto contra la mera sensiblería relacionada con nuestro apego a la forma, a lo físico.
En esta revelación se habla sobre el plan de la vida en este universo…, sobre estos principios de ascensión desde los planetas.
La revelación de Urantia presenta breve y claramente muchas cosas que parecen “las importantes”, “lo esencial” de lo acaecido en la Tierra desde hace 1000 millones de años. También habla, y en la escasa medida en que se puede hacer… sobre la “estructura espiritual” del universo de universos, Dios (Vida), etc.